Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Al aire libre   -   Sección:   Opinión

México: la revolución desfasada

Pascual Falces
Pascual Falces
jueves, 7 de septiembre de 2006, 21:30 h (CET)
No es costumbre de esta columna opinar, ni menos aconsejar, por cuanto se ve a través del catalejo enfocado hacia lejanas tierras. Merecen un respeto los acreditados columnistas que reflexionan a diario, con conocimiento de causa, sobre el panorama electoral mexicano, después de cerradas las urnas el pasado dos de julio. El berrinche del candidato que “no ganó”, ha llegado a aburrir a los sesudos comentaristas, cuyo quehacer con la pluma se ha visto reducido, desde ese día, a deshojar una margarita que sólo existe en la mente del enconado tabasqueño. Dicho de paso, es de mencionar el afecto que siente este columnista hacia el Estado de Tabasco, donde se asentó algunos años la columna diaria antecesora de “Al aire libre”, y, titulada: “Aldea Mundial”.

Pero, siempre hay un “pero”, de tal Estado, el primero en pisar Hernán Cortés para su descubrimiento y conquista del territorio que llegaría a ser denominado la Nueva España, ha surgido Andrés Manuel López Obrador, más conocido por sus siglas, AMLO. También es mentado como López “Hablador”, López “Cobrador”, MALO, o el “Peje”, en recuerdo del sabroso “pejelagarto”, un impresionante pez de agua dulce, con hocico alargado y puntiagudo, y filas de dientes largos y punzantes, común en los aguas fluviales de Tabasco y parte de la gastronomía del Estado. Dada su rareza, los habitantes de Tabasco son conocidos con este apodo.

El candidato que “no ganó” en las pasadas elecciones, con una verborrea que seduce a desinformados, ha jugado la baza del populismo. Con ello, trasmite el convencimiento de que hubo fraude en el recuento... y en el sistema electoral, y... vamos, que México es un puro fraude. Y, todo, por no ser proclamado Presidente de la próxima legislatura, cargo para el que el Tribunal Electoral ha reconocido al otro candidato, Felipe Calderón. Es de justicia reconocer, que, el sistema electoral vigente, es modélico y con la responsabilidad última en manos de jueces independientes.
La rabieta del “Peje” ha traído locos a los habitantes de la Capital, por haber instalado toda clase de carpas, y tiendas de campaña en la calzada de la principal vía urbana, y en su Centro histórico. “Hablador”, disparado en sus inconsecuencias, quiere ser reconocido por sus boquiabiertos seguidores como Presidente también, y promete la creación de un gobierno paralelo. Créanlo, aunque parezca mentira.

El país, ya tuvo su Revolución en 1809 –legendaria, y universalmente famosa por su riqueza folclórica-, y, en ella, nadie sabe a ciencia cierta cuántas vidas se perdieron. La que se ha convertido en verdad oficial a fuerza de repetición, es la de un millón de muertos. Si efectivamente la mortandad fue tan alta -ocho de cada 100 mexicanos de los que vivían en entonces-, esto se debería menos a las bajas en combate que a las muertes generadas por la pobreza y la insalubridad. Más, como dice el hijo pequeño de Epifanio del Cristo Martínez: “Eran otros tiempos”. En los actuales -tal vez el “peje” los añore-, es impensable otro futuro que el desarrollo civilizado y moderno del país.

Los “Kalashnikov”, el legendario fusil automático asociado a la guerrilla mundial, están listos para ser comprados, pero no son los tiempos del “treinta-treinta”, el fusil con que se hizo la Revolución. Habla también -por “hablar” que no quede-, de promover una resistencia civil como la puesta en práctica por Mahatma Gandhi para expulsar a los ingleses de la India. No es tiempo de revoluciones, ni de sublevaciones como la de Espartaco contra Roma. Hora es de perfeccionar el sistema electoral, y de defender a la democracia mexicana de cualquier desvarío, para que esa mitad de habitantes “pobres” del Censo, se sitúen en el lugar de desarrollo que por nacimiento y derecho les corresponde.

Noticias relacionadas

Rajoy, el francés Valls, Piqué y Cataluña

Los tres se ocuparon de ella

Leticia esclava de su imagen y aguijonazos electorales

“Con los reyes quienes gobiernan son las mujeres y con las reinas son los hombres los gobernantes” Duquesa de Borgoña

Cataluña a la deriva (y 3)

Entre lo emocional, caótico y ridículo

Hipatia, filósofa de Egipto

Es una mujer dedicada en cuerpo y alma al conocimiento y a la enseñanza

Hipnosis colectiva

La capaña representa uno de los capítulos más esperpénticos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris