Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Al aire libre  

México: la revolución desfasada

Pascual Falces
Pascual Falces
jueves, 7 de septiembre de 2006, 21:30 h (CET)
No es costumbre de esta columna opinar, ni menos aconsejar, por cuanto se ve a través del catalejo enfocado hacia lejanas tierras. Merecen un respeto los acreditados columnistas que reflexionan a diario, con conocimiento de causa, sobre el panorama electoral mexicano, después de cerradas las urnas el pasado dos de julio. El berrinche del candidato que “no ganó”, ha llegado a aburrir a los sesudos comentaristas, cuyo quehacer con la pluma se ha visto reducido, desde ese día, a deshojar una margarita que sólo existe en la mente del enconado tabasqueño. Dicho de paso, es de mencionar el afecto que siente este columnista hacia el Estado de Tabasco, donde se asentó algunos años la columna diaria antecesora de “Al aire libre”, y, titulada: “Aldea Mundial”.

Pero, siempre hay un “pero”, de tal Estado, el primero en pisar Hernán Cortés para su descubrimiento y conquista del territorio que llegaría a ser denominado la Nueva España, ha surgido Andrés Manuel López Obrador, más conocido por sus siglas, AMLO. También es mentado como López “Hablador”, López “Cobrador”, MALO, o el “Peje”, en recuerdo del sabroso “pejelagarto”, un impresionante pez de agua dulce, con hocico alargado y puntiagudo, y filas de dientes largos y punzantes, común en los aguas fluviales de Tabasco y parte de la gastronomía del Estado. Dada su rareza, los habitantes de Tabasco son conocidos con este apodo.

El candidato que “no ganó” en las pasadas elecciones, con una verborrea que seduce a desinformados, ha jugado la baza del populismo. Con ello, trasmite el convencimiento de que hubo fraude en el recuento... y en el sistema electoral, y... vamos, que México es un puro fraude. Y, todo, por no ser proclamado Presidente de la próxima legislatura, cargo para el que el Tribunal Electoral ha reconocido al otro candidato, Felipe Calderón. Es de justicia reconocer, que, el sistema electoral vigente, es modélico y con la responsabilidad última en manos de jueces independientes.
La rabieta del “Peje” ha traído locos a los habitantes de la Capital, por haber instalado toda clase de carpas, y tiendas de campaña en la calzada de la principal vía urbana, y en su Centro histórico. “Hablador”, disparado en sus inconsecuencias, quiere ser reconocido por sus boquiabiertos seguidores como Presidente también, y promete la creación de un gobierno paralelo. Créanlo, aunque parezca mentira.

El país, ya tuvo su Revolución en 1809 –legendaria, y universalmente famosa por su riqueza folclórica-, y, en ella, nadie sabe a ciencia cierta cuántas vidas se perdieron. La que se ha convertido en verdad oficial a fuerza de repetición, es la de un millón de muertos. Si efectivamente la mortandad fue tan alta -ocho de cada 100 mexicanos de los que vivían en entonces-, esto se debería menos a las bajas en combate que a las muertes generadas por la pobreza y la insalubridad. Más, como dice el hijo pequeño de Epifanio del Cristo Martínez: “Eran otros tiempos”. En los actuales -tal vez el “peje” los añore-, es impensable otro futuro que el desarrollo civilizado y moderno del país.

Los “Kalashnikov”, el legendario fusil automático asociado a la guerrilla mundial, están listos para ser comprados, pero no son los tiempos del “treinta-treinta”, el fusil con que se hizo la Revolución. Habla también -por “hablar” que no quede-, de promover una resistencia civil como la puesta en práctica por Mahatma Gandhi para expulsar a los ingleses de la India. No es tiempo de revoluciones, ni de sublevaciones como la de Espartaco contra Roma. Hora es de perfeccionar el sistema electoral, y de defender a la democracia mexicana de cualquier desvarío, para que esa mitad de habitantes “pobres” del Censo, se sitúen en el lugar de desarrollo que por nacimiento y derecho les corresponde.

Noticias relacionadas

Hoja de buenas acciones

Hoy me he vuelto a levantar con la noticia de otra violación en mi ciudad, la segunda en las Fiestas de Gracia de Barcelona

Sentido de urgencia y necesidad de cambio

“Una transformación de mente y ánimo no excluyente es culminante, sobre todo para el bienestar de las generaciones venideras”

¿Por qué el Gobierno intenta imponernos cómo vivir nuestra existencia?

¿Es la libertad algo más que el derecho a vivir como se desee? Nada más. (Epícteto)

Mi barrio y yo

Mi pregunta para Ada Colau es, si llega a leerla claro: ¿Está usted dispuesta a asumir las consecuencias, y de qué modo personal alguno, si uno de esos extranjeros por ejemplo viola o asesina a alguna persona en nuestra ciudad?

Historia Maldita en América del Sur

La historiografía sudamericana sigue intentando narcotizar a las naciones de las antiguas colonias con una memoria adulterada, disecada y llena de olvidos interesadamente voluntarios
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris