Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Ni éstos ni aquéllos   -   Sección:   Opinión

El Estado ZurraPa que no puede durar

Juan Pablo Mañueco
Juan Pablo Mañueco
jueves, 7 de septiembre de 2006, 21:30 h (CET)
UN ESTADO ZURRAPA... AL MENOS ASÍ ha definido a España el presidente de la Generalidad catalana, Pasqual Maragall. Por si no habíamos comprendido ya antes lo que claramente explica el Estatuto contraconstitucional: España es un Estado residual, en Cataluña.

¿Ve alguien en el socialismo zapahuero que el Estado residuo no puede durar, además de Alfonso Guerra, crítico "post mortem"?

Maragall, el Opuesto a la pluralidad de Cataluña, también expuso que ahora "España" comprende a "Cataluña", es decir, que para este político se trata de dos cosas distintas. Porque ni siquiera nos otorgó la consideración de “resto”. El resto de España. No, dos cosas distintas enteramente, salvo por alguna zarrapa pendiente de limpiar. Cataluña, por su parte; y un resto o residuo, por otra.

Y además don Pasqual está muy contento de quitarse de encima a ese zurullo o zurrapa que es la consideración que le merece España, como si fuera un nacionalista cualquiera y no un político que se asoció con un partido español para conseguir unos objetivos presuntamente distintos a los que ahora celebra: conseguir que España sea un residuo.

La Constitución ha quedado derogada en Cataluña, aunque no se hayan seguido los trámites legales para derogarla.

Y entonces, ¿qué se celebra?, ¿cómo es posible que no advirtamos que los conflictos entre la Administración catalana y la del resto o residuo van a ser constantes? Porque precisamente eso es lo que quería obtener don Pasqual con su Estatuto, aunque no lo vea aún quien le haya ayudado a obtenerlo.

Cataluña se ha blindado completamente para que nada que sea en beneficio del resto pueda alcanzarse allí. En cambio, Cataluña seguirá escribiendo su voluntad en el BOE a través de los ministros propios que lleguen con ese preferente objetivo, o a través de lo que le escriban otros ministros de otros Gobiernos que necesiten apoyos parlamentarios.

¿Estamos hablando de Joan Clos, el ministro de todo lo importante (Industria, Comercio, Turismo, Energía y Telecomunicaciones) que ni siquiera ha designado el presidente residual de España, sino que viene directamente impuesto por el Partido Socialista de Maragall?

No. No hablamos de él. Repásese la nómina de los ministros que han controlado estas materias con todos los gobiernos de la Transición o con todos los ministros de Franco.... y observaremos que, desde el XIX para acá, han sido catalanes, madrileños o vascos los que han escrito en los papeles oficiales sobre estas materias.

El BONE (Boletín Oficial de Negocios desde el Estado) es el que ha construido artificialmente, a lo largo de dos siglos, esta Triespaña superdesarrollada (Madrid, Barcelona, País Vasco) que ha dejado al “resto” del Estado convertido en la nada, residual y despoblada.

Ahora, simplemente, vienen a recordárnoslo con su ilegalidad contraconstitucional en la mano: España ya es oficialmente una ZurraPa... No puede durar. Demasiados conflictos en el horizonte. Que alguien lo vea.

Noticias relacionadas

Rajoy, el francés Valls, Piqué y Cataluña

Los tres se ocuparon de ella

Leticia esclava de su imagen y aguijonazos electorales

“Con los reyes quienes gobiernan son las mujeres y con las reinas son los hombres los gobernantes” Duquesa de Borgoña

Cataluña a la deriva (y 3)

Entre lo emocional, caótico y ridículo

Hipatia, filósofa de Egipto

Es una mujer dedicada en cuerpo y alma al conocimiento y a la enseñanza

Hipnosis colectiva

La capaña representa uno de los capítulos más esperpénticos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris