Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

Homenaje de Foro Libre a Salvador Allende

Francisco Arias Solís
Redacción
jueves, 7 de septiembre de 2006, 21:30 h (CET)
“¡Que vivan la unidad y la porfía!
Sí, señor. Tiene Chile candidato.
Costó trabajo. Era una fantasía,
Hasta que hoy la lucha se comprende.
Marchar, marchar como la luz del día.
El presidente es Salvador Allende.”


Pablo Neruda.

El próximo lunes, día 11, a las 20.30 horas, en la cafetería-restaurante El Cantábrico (Avda. Cayetano del Toro, 21, Cádiz), la Asociación Cultural, Artística y Literaria FORO LIBRE celebrará un encuentro literario sobre la vida y la obra del presidente de la República de Chile Salvador Allende (1908-1973), con motivo del 33º aniversario de su muerte..

“Siempre recordaré con emoción –escribía Salvador Allende- cómo el pueblo que escuchaba nuestros discursos políticos escuchaba con emoción y en silencio expectante la lectura que hacía Pablo (Neruda) de sus versos. Qué bueno fue para mí ver la sensibilidad del pueblo, y cómo los versos del poeta caían en el corazón y la conciencia de las multitudes chilenas”.

Poco después de las once de la mañana del martes once de septiembre de 1973, se escuchó nuevamente en Radio Magallanes, la voz de Allende. Algo más ronco, que a las ocho y diez, en un tono más triste. Pero siempre sereno, sin arrebatos dramáticos, ofreciendo su propia muerte a su pueblo pero sin arengarle para no lanzarle a una tremenda y desigual carnicería. “Tal vez es la última vez que oiréis mi voz... “. Dijo una frase sobre su fe en “el hombre libre que construirá una sociedad mejor”. Y habló cada vez más ronco al decir “tengo fe en Chile y su destino”. Se oían disparos cada vez más nutridos cerca de sus palabras.

En ese momento Radio Magallanes enmudeció. Bajo el cielo triste de Santiago se escucharon las explosiones de los cohetes aire-tierra, el estruendo sordo de los cañones de los tanques, tiros. Un humo espeso se elevaba sobre La Moneda que estaba ardiendo.

Aquella ronca voz entre el humo y los tiros, dura ante la traición, emocionada y cariñosa cuando se dirigía a su pueblo. Hablaba mientras encaraba la muerte y sabiendo el dolor que iba a inundar a su patria. Aquel hombre que se despedía en plena vida afrontando la violencia de la muerte, nos ha dejado su viva voz. Nadie podrá borrar la voz ya escuchada, la voz de Salvador Allende que es la voz de su pueblo. Y como dijo el poeta: “Para matar al hombre que era un pueblo / tuvieron que quedarse sin el pueblo”.

____________________

Francisco Arias Solís es presidente de la asociación cultural, artística y literaria Foro Libre.

Noticias relacionadas

Singularidad reformista

Juventud salvaje

Pedro el mendaz, quiere presentar su fracaso como una victoria

Un mundo en Cambio

La radio

Hoy es el día de los enamorados y ayer fue el día de la radio
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris