Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Batallas reflexivas   -   Sección:   Opinión

¿Realmente nos planteamos un zapatillazo?

“Un golpe a tiempo” no es un buen método de educación hacia los hijos
Antoni Leiva
viernes, 4 de octubre de 2013, 06:28 h (CET)
“Un golpe a tiempo” no es un buen método de educación hacia los hijos por cinco razones: por el problema de la socialización, porque es una práctica que se basa en la involución, porque puede llegar a ser incoherente, por el problema de la autonomía de la intensidad, y porque es una práctica que debe ser categorizada como fracaso educativo.

Educar o socializar en base a una práctica que utiliza una forma de violencia, aunque sea mínima lo es, es legitimarla o aceptarla. Las dos consecuencias derivadas son: que los niños y adultos incorporen la violencia como forma de resolver los conflictos, y que la violencia se convierta en un valor estructural. Además, hay que tener en cuenta que los niños aprenden fundamentalmente a partir del efecto imitador, y por lo tanto, es probable que copien o reproduzcan aquello que hayan visto de sus padres o de sus modelos educativos. En definitiva, el primer problema de utilizar la fórmula de “un golpe a tiempo” es que se está fomentando una socialización que va a la dirección contraria a la de erradicar cualquier forma de violencia.

A pesar de que aún existen muchas prácticas violentas y que todavía queda mucho camino por hacer, es cierto que la violencia cada vez está más rechazada por la opinión pública y por la sociedad. Esto es sin duda una buena noticia. Sin embargo, con el método de “un golpe a tiempo” se está retrocediendo, ya que tal como se ha pronunciado, se está aceptando la violencia. Por lo tanto, este método tiene que ser rechazado, porque desde una perspectiva social, supone involucionar.

Por otro lado, usar esta estrategia educativa es caer en una absoluta incoherencia. Y es que, cuando los niños son pequeños los educamos mediante una práctica violenta, y a la vez, cuando estos niños se hacen grandes se les prohíbe ejercer cualquier tipo de violencia. De este modo, se puede apreciar que esta fórmula de enseñanza y el comportamiento que se espera de las personas son dos elementos situados en polos opuestos.

Para hacer frente a este debate, nos tenemos que plantear una pregunta: ¿”Un golpe a tiempo” es una práctica que puede ser estandarizada y realizada de forma unificada por todos los padres? La respuesta es claramente, no. Y es que, las consideraciones sobre qué es “un golpe a tiempo” y qué es un exceso de violencia son demasiado subjetivas o interpretables. En este sentido, se puede producir el problema de la autonomía de la intensidad. Es decir, con este método los padres podrán golpear a sus hijos con una intensidad teóricamente reducida, pero que a la práctica puede ser desproporcional.

Finalmente, “un golpe a tiempo” es un fracaso en la educación hacia los hijos por una razón muy sencilla: hay una multitud de métodos aplicables que no se basan en la violencia. Por ejemplo, se puede educar mediante la motivación intrínseca, las charlas basadas en la reflexión, las demostraciones, los recursos emocionales, la educación basada en las consecuencias, el refuerzo positivo, el refuerzo negativo, el castigo, etc. Por lo tanto, recurrir a “un golpe a tiempo” es una cuestión de voluntad y no de única opción educativa.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

El juicio ciudadano pretende suplantar el de los jueces

¿Se dejaría usted operar un tumor por el fontanero?

En ocasiones es preciso luchar para evitar el desastre

“Una mente cerrada es una cosa buena para perder” Anónimo

Con el tiempo tus preocupaciones marcarán tu cuerpo

Vacaciones excelentes

¿Hacen las vacaciones más humanas a las personas y efectivas en la solución de los problemas sociales?

Cuestionarlo todo

Cuestionarlo todo es una herramienta. Es sólo una llave que abre la puerta del cambio de nuestros pensamientos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris