Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   Muy mal se nos tenía que dar   -   Sección:  

El gran ‘dictador’ recuperará su dominio

Jorge Dargel
Jorge Dargel
jueves, 7 de septiembre de 2006, 20:57 h (CET)
Los ‘chicos de oro’, la ‘ÑBA’, la selección española de baloncesto… Son palabras que inundan nuestros oídos estos días fluidos por los medios de comunicación, no sólo los deportivos, sino también los de información general. El motivo, el oro conseguido en el Mundial disputado en Japón, algo antes inédito en el palmarés de nuestro país. Lógicamente y poco frecuente, el fútbol ha pasado a un segundo plano por el deporte de la canasta. Pero, ¿cuánto le queda a este fenómeno paranormal? Seguramente, ni ‘un telediario’. El rey, el dictador, el gran dominador de la información deportiva y mundial volverá a recuperar su trono, pero no con un golpe de estado, pues seremos nosotros, el pueblo, el que le pongamos de nuevo en ese pedestal de privilegio.

Y esto no es un cuento. Es una triste realidad a la que estamos acostumbrados desde hace muchos años en un reino llamado España. Sea el hito que sea, el fútbol vuelve a recuperar rápidamente su sitio, pero además, como si fuera un ‘tornado’, lo arrastra todo a su paso. Este fin de semana vuelve la Liga después de dos semanas y lo logrado en Japón será una vieja historia en la mente de la mayoría. No sólo ocurre con el baloncesto, sino con el balonmano, el fútbol sala, el jockey, el waterpolo, etc. Parece que no hay gesta comparable a un partido de nuestro equipo de balompié.

¿Quién es el culpable? Todos y nadie a la vez. No se sabe qué tiene el fútbol, que ocasiona unos sentimientos y una afición únicos. Una selección de otro deporte puede ganar mundiales, europeos, Juegos Olímpicos, pero sólo goza de una popularidad efímera. Un encuentro de minorías puede tener en grandes eventos una magnífica audiencia, pero cuando vuelve a la rutina diaria, pocos se acuerdan de que se sigue jugando a ese deporte. En cambio, cuando pasamos un par de semanas sin fútbol, parece como si necesitásemos nuestra dosis, sin aún no poder tener una cura para esta droga.

Aquí entra la relación entre los medios de comunicación y el público. Los periódicos, radios, televisiones, internet, etc., dan lo que quiere la mayoría, es decir, fútbol. Y es que esto, es lo que vende, lo que el populacho demanda. Vivimos en la ‘dictadura’ de este deporte, pero no hacemos nada por derrocarla, imponiéndose los poderosos a los débiles, como en todas las circunstancias de la vida. Y, ¿qué se puede hacer ante eso? La respuesta es nada. Necesitamos fútbol para seguir con nuestra vida rutinaria y para olvidar nuestros problemas, como si viviéramos antaño, en la época de los romanos, yendo y viendo a los gladiadores luchando entre ellos en los millones de coliseos.

De este modo, convertimos a esos ‘gladiadores’ en dioses a los que adulamos y adoramos. Estos ‘guerreros’ pronto olvidan quién ha sido los que le han ‘santificado’, creyéndose muchas veces, verdaderas divinidades terrenales. ¿Quiénes son los culpables? De nuevo, nosotros, que damos la espalda a otros deportes mucho más sacrificados, olvidándolos en el recuerdo cuando en numerosas ocasiones, consiguen verdaderas gestas. Estos deportistas poco reconocidos, en la mayoría de los casos, gente humilde y natural, disfrutan de unas semanas de popularidad, pero siempre, con una misma actitud.

El sábado, el que os escribe, estará en su asiento para ver un combate entre unos gladiadores que poco tienen que ver con los de siglos atrás. Chillaré, sufriré, reiré, olvidando todos mis problemas mientras dure la contienda. Y es que, ¿qué tiene el fútbol que no podemos vivir sin él?

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris