Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

Problemas interétnicos en Rusia hoy en día

Vasili Ivanov
Redacción
jueves, 7 de septiembre de 2006, 05:02 h (CET)
En la ciudad karelia de Kondopoga se produjo un accidente extraordinario de alcance nacional. Como suele suceder, el móvil fue un motivo rutinario.

En la noche del 30 de agosto, en el restaurante “Chaika” se produjo una riña. La instrucción ha de aclarar el desarrollo del acontecer que en breve tomó un cariz trágico. La riña adquirió dimensiónes masivas. Dos habitantes locales, Serguei Usin y Grigori Slizov, murieron. Por una parte, en la gresca participaron habitantes locales, por la otra, chechenos, oriundos del Cáucaso, lo que sirvió de detonante del acontecer posterior. La ciudad se convirtió en escenario de un conflicto interétnico de alcance nacional sin precedentes en Rusia estos últimos años. Solamente con ayuda de las unidades especiales se logró reprimir las pasiones, pero las autoridades temían en serio y siguen temiendo que los desórdenes se hagan extensivos a toda la república. Durante estos días en la ciudad fueron saqueados varios centros comerciales pertenecientes a los caucasianos; más de una vez fue incendiado el restaurante “Chaika”, propiedad de los chechenos, donde se produjo el asesinato. Por las noches la ciudad es objeto de merodeo. El mundo criminal busca sacar provecho del conflicto y los desórdenes excitándolos de más en más. Según el rasero local, el precio del problema es bastante alto: propiedad, negocio lucrativo y millones de dólares.

En Kondopoga se formó un cúmulo de problemas. Al reunirse en mítines espontáneos, los habitantes locales quieren expulsar a los caucasianos de la ciudad. Por su parte, la diáspora chechena urbana no está de brazos cruzados y también toca alarma. Habitantes de Chechenia y políticos chechenos buscan sumarse al conflicto interceptando el camino a los miembros de la Cámara Pública y diputados a la Duma de Estado que se dirigen apresurados a Kondopoga. El presidente de la república chechena, Alú Aljánov, y el premier Ramzán Kadyrov hicieron declaraciones serias. El problema se complica demasiado porque hace poco en Chechenia ha terminado la guerra civil, allí quedan aún muchas armas y cabezas calenturientas ansiosas de “poner orden” en Kondopoga.

A decir verdad, cabe señalar que la comunidad local chechena entregó a tres sospechosos del asesinato a las autoridades de la república, habiendo facilitado su posición complicada y habiendo propiciado su aspiración a hacer cuanto esté a su alcance por impedir la proliferación del conflicto. Ahora es obvio que el conflicto no surgió de la nada, sino que tenía profundas raíces y antecedentes. Las autoridades cerraron el restaurante “Chaika” y prometen transmitir el mercado de Kondopoga a los empresarios locales “desplazando” a los caucasianos.

Los acontecimientos en Kondopoga son un fenómeno sin precedentes en la historia de Rusia. Aunque los conflictos interétnicos no son un caso raro, jamás ha sucedido algo parecido aquí. Los políticos rusos dicen y repiten que Rusia es un país multinacional y multiconfesional y por esta razón aquí es necesario practicar una política de nacionalidades muy sopesada, bien pensada y delicada. Después de Kondopoga podemos decir: aunque estas palabras son absolutamente correctas, las autoridades de Rusia no saben cómo ha de ser esa política. Ahora se dedican a improvisaciones tratando de hallar soluciones correctas en una situación difícil en extremo. Las colisiones de intereses comerciales, los roces interétnicos, los acuciantes problemas sociales, la vida desordenada y la insatisfacción del inmenso número de habitantes conducen a que los ciudadanos de Rusia de diversas nacionalidades se enfrenten.

____________________

Vasili Ivanov, paraa RIA Novosti.


Noticias relacionadas

Miquel Iceta, el Travolta de la rosa

Perfiles

¿Hasta dónde llega el cáncer separatista dentro de España?

No nos creamos que el proyecto del separatismo catalán se reduce a Cataluña

La difusión de Norberto Gil es bienvenida

Ya lo decía el famoso arquitecto La casa debe ser el estuche de la vida, la máquina de la felicidad

Palestina y la "banalización de la maldad" por parte de Israel

¿Hacia un régimen teocrático-militar en Israel?

España se romperá... o no

El pueblo se ha despertado. Los españoles no están dominados
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris