Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   La tronera   -   Sección:   Opinión

Zapatero en tono festivo

Jesús Salamanca
Jesús  Salamanca
jueves, 7 de septiembre de 2006, 05:02 h (CET)
José Mª Aznar acudía a Quintanilla de Onésimo todos los años. Era una forma de abrir el curso político, como lo es la visita de Rodríguez Zapatero a la fiesta minera de Rodiezno. Esta fiesta, que hermana a socialistas y ugetistas de Asturias y Castilla-León, viene celebrándose desde 1979. Tiene un marcado carácter reivindicativo y político, pero pierde color cuando el anfitrión no está en la oposición.

El presidente recibió silbidos, los menos, y aplausos, los más…muchos más. Los primeros respondieron a la falta de soluciones para la localidad de Rodiezno que sufre la falta de agua por la rotura del acuífero, como consecuencia de las obras del AVE. Se puso de manifiesto que se puede reivindicar y protestar desde la corrección y las buenas maneras: sorprendente actitud que enaltece más aún a quienes se quejaron, dada la gravedad del problema.

Como solía hacer Aznar, el presidente se presentó “encantado de conocerse a si mismo”. No faltó “caña” para la derecha, comparaciones del Líbano con Irak, conceptuación de guerra y paz y desorientación de la oposición, dada la dubitativa actitud del PP ante el envío de tropas al Líbano. Y había que poner la vela al pastel, por eso Rodrigo Rato tuvo su minuto de atención: “Ya pueden ir dimitiendo –-recalcó el presidente –- los agoreros que decían que un sistema público de pensiones no tenía futuro”. Y es que Rodríguez Zapatero no ha soportado que el gran jefe del FMI afeara su política económica y la falta de aprovechamiento del ciclo económico positivo ahora inicia su cuesta abajo.

Respecto a la inmigración, pues eso, también “encantado de conocerse” y gracias a los sindicatos por hablar bajito en este asunto. Sí se detuvo en los proyectos pendientes de esta legislatura. La mayoría de los ciudadanos entendemos que la oposición está poniendo demasiados “palos en las ruedas”. La subida de las pensiones mínimas es muy necesaria, la existencia de superávit por parte del Estado siempre será bien recibida, el fondo de garantía de la Seguridad Social no puede faltar, la caja única jamás ha de romperse por el bien de las comunidades más pobres y el sistema nacional de autonomía personal es el sueño de una sociedad que envejece y comprueba que falla el principio de solidaridad.

Un baño de multitudes así pone nerviosa a mucha gente de la oposición. Pero hay que verlo desde una actitud festiva, aunque no entrara en la crisis de Gobierno y en los múltiples problemas que preocupan y acucian a la ciudadanía. El encuentro con la minería no era el lugar, ni el momento. Por eso las declaraciones de Fernández Mañueco, portavoz de los populares en León y en Castilla, están fuera de lugar. “Ya no puede hacer más promesas, porque ya lo ha prometido todo”, ha dicho innecesariamente el ‘vocero incendiario’ de Juan Vicente Herrera. Y es que hay segundones viviendo de la política que están mejor callados. A veces, hasta se les premia.

Noticias relacionadas

Hacer República

J. Hernández, Málaga

Un blanco sueño por Astún (Huesca)

V. Rodríguez, Zaragoza

La Navidad, Trump y los demás

M. Ferraz, Barcelona

Demasiadas ‘normalidades’

S. Madrid, A Coruña

Un regante alimenta a 155 personas de media al año

D. Martínez, Burgos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris