Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Cristianismo originario   -   Sección:   Opinión

La dolorosa técnica de extracción de órganos

Las personas además de tener miedo a morir suelen temer al sufrimiento
Vida Universal
martes, 1 de octubre de 2013, 07:26 h (CET)
Durante la extraccion de órganos la ciencia ha determinado que el cadaver de un hombre puede realizar 17 movimientos involuntarios y el de una mujer 14, movimientos de los que se dicen que son reflejos sobrantes de la médula espinal. Sin embargo en el libro `Cada cual muere por si mismo´ de la Editorial Vida Universal se aclaran interesantes aspectos del funcionamiento del llamado Cordón de Plata, que es una especie de cinta de información entre el cuerpo y el alma y que revelan algo totalmente diferente, allí se lee: “Cuando se producen intervenciones en un cuerpo, por ejemplo una autopsia o una extracción de órganos, es posible que la persona intervenida perciba de forma dolorosa esa intervención a través del trasmisor de dolor, es decir del cordón de información, en ese caso la persona sufre entonces de forma indecible.

Precisamente el proceso de extracción de órganos es algo que percibe y siente el aparentemente muerto, ya que el cuerpo del supuesto fallecido no debe estar totalmente muerto durante la extracción de órganos, porque de ser así, el órgano que se ha quitado no podría ser luego explantado en la persona receptora, por lo que el cuerpo es mantenido vivo de forma artificial. Esta delicada decisión seguirá manteniendo unidas al alma y al cuerpo, lo que significa que el cordón de información, que como se ha dicho trasmite entre otras cosas el dolor, todavía provee de fuerza vital al que se dice muerto, pudiendo éste todavía pensar y sentir, pero no moverse. Sufrirá dolores inimaginables, sin embargo no podrá hacerse notar ni tampoco defenderse. Esta situación tan espantosa es lamentablemente, con mucha frecuencia, una realidad amarga y dolorosa”.

El conocimiento sobre el cordón de plata, llamado también cinta de información, es muy antiguo y lo poseen aún en la actualidad muchas religiones, sin embargo hoy se sabe más al respecto a través del libro anteriormente citado, por ejemplo que el cuerpo y el alma se separan muy lentamente, lo que significa que el alma puede necesitar un largo proceso hasta abandonar definitivamente el cuerpo. Y aunque la iglesia católica habla al respecto, muestra una vez más un evidente desconocimiento sobre este delicado tema, de hecho en 1990 realizó la siguiente declaración mancomunada: “Desde el punto de vista cristiano, la disposición para donar órganos después de la muerte es un signo de amor al prójimo y de solidaridad con enfermos y minusválidos”. Pero si tal como cree un porcentaje muy alto de la población, el ser humano se compone de alma y cuerpo, habría que preguntarse cómo se sentirá el alma cuando se le estén extrayendo los órganos al cuerpo y esté sintiendo el dolor.

Las personas además de tener miedo a morir suelen tener miedo al sufrimiento, y las iglesias disponen de poca información sobre qué sucede tras la muerte. Disponen sin embargo de la ominosa enseñanza del infierno, del purgatorio y del juicio final, algo de lo que nunca habló Jesús de Nazaret, sin embargo desconocen que el alma está aquí en la Tierra para aprender, para evolucionar, para saldar las deudas de vidas anteriores y que a través de la orientación a los Diez Mandamientos y al Sermón de la Montaña puede dar pasos de aprendizaje y evolución. El desarrollo del alma puede seguir incluso en el Más allá, dándose la posibilidad de una nueva encarnación en la Tierra hasta que el alma regrese a la existencia eterna, a Dios.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Xavier Domenech, ni una cosa ni la otra

Perfiles

Reinicio del Sporting

La plantilla del Sporting representa también a Gijón

Penumbras cuánticas

La farándula nos hipnoyiza si no prestamos atención a las conexiones perversas que subyacen

Rajoy, el francés Valls, Piqué y Cataluña

Los tres se ocuparon de ella

Leticia esclava de su imagen y aguijonazos electorales

“Con los reyes quienes gobiernan son las mujeres y con las reinas son los hombres los gobernantes” Duquesa de Borgoña
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris