Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   Cosas mías   -   Sección:  

El tapado era Pepu

Rodrigo Gil-Sabio
Rodrigo Gil
martes, 5 de septiembre de 2006, 21:56 h (CET)
Pepu Hernández se ha convertido, por méritos propios, en historia viva del deporte español. Hombre de perfil bajo, amante del rigor y del trabajo bien hecho, ha vuelto de Japón agradecido y engrandecido por una gesta irrepetible. Seguí su carrera de entrenador durante varios años en la ACB, cuando dirigía a Estudiantes. Trabajador, correcto, comedido, respetuoso, siempre atento con la prensa... vamos que el apodo de ‘Pepu Riley’ le va como anillo al dedo.

No es fácil, en ningún ámbito de la vida, liderar a un grupo de jóvenes cada uno de su padre y de su madre. Pero Pepu Hernández ha conseguido mucho más que una victoria, ha conseguido un estilo propio, una forma serena de hacer las cosas, una exaltación de la amistad que va más allá de los infortunios de la vida.

Cuando se rompió Pau Gasol en semifinales frente a Argentina, no sólo consiguió motivar a sus hombres para alcanzar, al menos, la final. También supo lanzar claros mensajes antes de la misma: “Sin Pau también hemos jugado muy bien”, “Grecia no nos gana en nada”, “Les respetamos, pero queremos el primer premio”... Y los jugadores han ido a muerte con esta máxima. Su éxito ha sido desmitificar la enorme figura de Pau y crear un espíritu colectivo irreprochable, con excelentes rotaciones, dejando que Marc, Sergio, Felipe, Carlos o Álex fueran también protagonistas absolutos de una finalísima mundial.

En la vida, la suerte no existe sin trabajo. Ha pasado con líderes como Lozano con la selección de fútbol-sala; Jané con la de waterpolo, Pastor con la de balonmano o Feriche con la de hockey sobre patines, todos ellos campeones del mundo también. Y un detalle, todos ellos, al igual que Pepu, han preparado los partidos y los rivales con un rigor profesional absoluto, quitándose horas de sueño para dejar a Grecia en ¡47 puntos! Igualito que un ilustre seleccionador español de fútbol, que no perdía un minuto en estudiar a los rivales. Y así estamos. En baloncesto sí somos campeones del mundo.

Tu padre –al que hoy entierras- está orgulloso ahí arriba, Pepu. Quería llevarte de la mano, como cuando eras pequeño en el Ramiro, y te ha dejado a las puertas de la gloria. El camino es tuyo, eres campeón del mundo, y puedes serlo de Europa y olímpico. No importa si no repetimos oro, nos conformamos con que tus gigantes sigan jugando a la pocha y saliendo a la pista a morir disfrutando. Que perdemos, bueno. Recordaremos el vídeo de Japón 2006 y diremos: ¡Venga, a ver quién repite esto! Gracias, chicos.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris