Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Sobre el fracaso de Doha

Jesús Domingo Martínez (Gerona)
Redacción
domingo, 3 de septiembre de 2006, 04:42 h (CET)
El mejor resumen sobre el fracaso de Doha es el del fracaso colectivo, porque de la esterilidad de estas negociaciones no sale nadie favorecido, pero, al menos por una vez, tampoco salen perjudicados los de siempre: los agricultores. Todos son conscientes de que con las actuales barreras comerciales, menores de las existentes hace una década pero mayores de las deseables y recomendables, pierden el comercio internacional, se reduce el volumen de intercambios y también las oportunidades para los consumidores. Así no se abre espacio a la competencia y se da con la puerta en las narices a los países más pobres, que en economías más abiertas podrían aspirar a una porción en el comercio internacional con la que empezar a sustentar sus primeros pasos al desarrollo.

Tal vez en esta ocasión también haya faltado el impulso de los responsables políticos de los gobiernos, implicados en la cumbre del G-8, cosa que ha provocado que a los técnicos les quede un espacio insuficiente para abatir las barreras al comercio y resistir los embates de los grupos de presión, muy diligentes siempre a la hora de defender sus intereses inmediatos y aplazar medidas liberalizadoras. Tal vez sea conveniente ni culpar de este fracaso a los agricultores europeos, pues los que habitualmente acaban pagando las consecuencias de esta negociaciones que suelen beneficiar a los industriales y comerciales occidentales.

Noticias relacionadas

Un PSOE con síntomas de totalitarismo. Primarias en el PP

Sánchez ha decidido gobernar a decretazos, dispuesto a copar, en favor suyo, los medios de información españoles. El PP debe renovarse y prescindir de aquellos que lo han llevado al desastre

Hijos

Sigo manteniendo mi reflexión de siempre: “los hijos no los educamos… nos imitan”

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XVIII)

(...)el Opus Dei no reunía las cualidades que el Derecho canónico atribuye a las Prelaturas Personales

Cuatro palabras que cambiaron el curso de la historia

¿También bebés?

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XVII)

¿Dónde está la responsabilidad personal de quienes controlan empresas, fundaciones y sociedades mediante testaferros?
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris