Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   La parte por el todo  

La vaca és cega

Óscar Arce Ruiz
Óscar Arce
domingo, 3 de septiembre de 2006, 04:42 h (CET)
Una de las políticas más practicadas por el gobierno socialista es la de lo ‘políticamente correcto’. La de las cotas mínimas, la de la inserción de lo minoritario en los sectores dominados por la mayoría homogénea. Las mujeres, los inmigrantes, los jóvenes. Es turno ahora de los catalanes.

Por todos los problemas que han acarreado la presidencia del socialista independiente Maragall, se vio abocado Zapatero al deber de invitar al líder del tripartito a abandonar la candidatura a la presidencia autonómica. Para la Generalitat, evidentemente, era preciso un nuevo candidato catalán.

Dejando de lado la definición de lo que catalán significa (quizás uno no es de donde nace) en la que pocos núcleos se pondrán de acuerdo, parece que Montilla -catalán de adopción- fue elegido para preparar la campaña.

Maragall no tiene destino fijo, de momento. Montilla cambia escaño azul real por posible trono parcial. Alguien debe asumir el papel de ministro de Industria, Comercio y Turismo. Y en esta adecuación a la nueva situación no es aceptable un cambio desigual.

Por desigual entiendo el cambio que se establece entre dos partes de orden distinto, aunque no necesariamente antagónico. Este gobierno que aboga por la superación de barreras sociales que separan a las personas de las personas, se basa en la política -como dije más arriba- de las cotas mínimas.

Esto es, la permuta debe ser del tipo A por A y B por B. Mujer por mujer, extremeño por extremeño, catalán por catalán. Joan Clos por José (acaso Josep) Montilla. Correcto, para escoger a los candidatos a presidente de la Generalitat, debe seleccionarse a la persona más idónea de entre los catalanes.

Para escoger el sustituto de un ministro catalán del gobierno estatal, posiblemente no sea suficiente buscar entre los catalanes. Esta lógica responde al pensamiento de quien cree que no hay repuesto más adecuado para un componente de un subconjunto, que otro componente del mismo. Y desde la base social, sigo sin apreciar diferencia alguna entre discriminación positiva y discriminación a secas.

No pongo en duda la valía política de Clos. Debemos recordar, por otra parte, que es él el alcalde del Forum, del civismo impuesto y no pedagógico, del área verde de aparcamiento y de la reconstrucción de barrios modestos en grandes guetos de alto standing.

Sí, se leyó esta semana que ‘puede hacerse más por Barcelona desde Madrid’. Alguien se aventuraría a decir que ya se ha hecho bastante por Barcelona desde Barcelona.

Noticias relacionadas

Políticos sin ética

Ética sin virtud es un cero a la izquierda

Afecciones del alma

La partitocracia se ha revelado como un problema para la democrática convivencia

Bienvenidas las iniciativas globales

Somos hijos del tiempo, pero también de la acción conjunta. ¡Aprendamos a organizarnos!

Cataluña en pie de guerra. Sólo el constitucionalismo salvará España

"Si los socialistas son derrotados en las urnas, irán a la violencia, pues antes que el fascismo preferimos la anarquía y el caos." Francisco Largo Caballero. (II República)

40 años de paz

La verdad es que ni tan buenos éramos entonces ni tan malos somos ahora, pienso yo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris