Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

EL faro del Cabo Mayor

Pepe López
Redacción
sábado, 2 de septiembre de 2006, 03:44 h (CET)
Cerrando la bahía de Santander por su parte occidental se encuentra el cabo Mayor, testigo durante la dominación roja en Cantabria de un sin fin de horrendos crímenes cometidos por aquellos forajidos que se proclamaban leales al Gobierno de la República.

En memoria de aquellos centenares de víctimas allí sacrificadas, se levantó un monumento para recordar a los que murieron por Dios y por la Patria.

Quienes han inventado eso de la “Memoria histórica” no quieren que se puedan recordar sus crímenes y han desmantelado el monumento.

Conviene recordar lo que allí sucedió para no olvidar tanto salvajismo: Desde el 18 de Julio de 1936 el buque mercante “Alfonso Pérez” sirvió, en los muelles de Santander, de prisión a un sin número de sacerdotes, religiosos, militares y simples católicos que, en parte, fueron asesinados en el cabo Mayor y en su mayoría en el mismo buque, bien ametrallados en la cubierta o bien arrojándoles bombas de mano a las bodegas en que se encontraban hacinados.

Tales crímenes, cuyos relatos constan en muchos libros, se los oí contar a un amigo que, encontrándose en una de las bodegas, salvó milagrosamente la vida bajo un montón de muertos y agonizantes.

Los asesinados en el faro del cabo Mayor no tuvieron una muerte menos cruenta: El faro se alza sobre un enorme farallón de unos cuarenta metros de altura que cae a pico sobre las aguas y al que sirven de base agudos peñascos barridos continuamente por las bravías aguas del Cantábrico..

Desde lo alto eran arrojadas las pobres víctimas que caían sobre las erizadas rocas y eran arrastradas por las olas. Luis Araquistain en “Por los caminos de la guerra” y Concha Espina en “Retaguardia” cuentan los horribles asesinatos.

Dice Araquistain: “Quien se asome a la baranda del faro, si es cristiano, hará que suba a sus labios una oración como encendido holocausto a los pobres mártires asesinados en el faro del cabo Mayor por la barbarie roja”

En el libro “Historia de la persecución religiosa en España”,del Obispo emérito de Badajoz, Don Antonio Montero, se narra la muerte de ¡diecisiete! trapenses del Monasterio de Viaceli en Cóbreces (Santander) Los diecisiete fueron maltratados y escarnecidos brutalmente y llevados al faro del cabo Mayor y, con las manos atadas a la espalda, fueron arrojados vivos al precipicio..

Unos días después el mar devolvió a la costa los cadáveres de quince de ellos. Varios de ellos aún conservaban las ligaduras de las manos a la espalda y los labios cosidos con alambre.

A la vista de todo esto, es lógico que los sucesores de aquellos criminales, defensores del Gobierno “legítimo” de una República “democrática” hayan desmantelado el monumento.

Lo que no impedirá que los santanderinos suban al faro a rendir el homenaje acostumbrado a las víctimas.

Esta es “Otra Memoria Histórica que no se debe olvidar.

Noticias relacionadas

Dignidad y valores

La dignidad es el respeto y estima que toda persona por el hecho de estar viva se merece

Rivera apela al transfuguismo político. Quien no corre vuela

Quizá esta ha sido la más rocambolesca época de distrofia política, donde el futuro de España se está jugando al “estraperlo”

En el último minuto

​Si no fueran politicos adolescentes sino hombres de Estado, con visión del bien común del país y no de partido o personal, se agarrarían 'in extremis' a un gobierno de gran coalición con pactos de mínimos ante los grandes eventos que nos anuncia el futuro

Ver, juzgar y actuar

​Voy colgando mis modestos artículo en un blog al que he titulado “ver, juzgar y actuar”, los tres pasos que aprendimos en el libro de Maréchal, La Revisión de Vida, en mis años juveniles en la Acción Católica y seguramente el paso más difícil es el de juzgar, pues si cada hecho sobre el que me fijo a la hora de escribir no lleva a un juicio sobre mi mismo queda reducido, en el mejor de los casos, a un simple comentario bastante inútil.

Párrafos que no irán a ninguna parte. Parte II

No a los malos tratos, a la maldad. No al dolor inaugurado ni la terquedad
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris