Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Presos de la libertad  

Divorcios de septiembre

Eduardo Cassano
Eduardo Cassano
@EduardoCassano
sábado, 2 de septiembre de 2006, 03:44 h (CET)
Cuando apareció la nueva ley del ‘divorcio express’ en España, los que iba a ocurrir era más que previsible. En el 2005 hubo cerca de 150.000 rupturas entre separaciones y divorcios. Un dato más que significativo, pues en nuestro país hay una ruptura cada 3 minutos aproximadamente.

Al final, entre las parejas que se divorcian legalmente, las que terminan en tragedia y las que todavía conviven juntas a pesar de haber perdido el amor -y ser infieles mutuamente pero no quieren perder la apariencia de estabilidad que ellos mismos se creen-, los grandes beneficiados de todo esto (siempre hay una parte que gana y otra que pierde) son los clubs para ‘singles o impares’, cada vez con mayor éxito.

De los tres tipos de divorcios que he propuesto, las primeras parejas son las que acaban cada tres minutos. Generalmente estas parejas se rompen en verano, curiosamente cuando comparten mucho más tiempo del que están acostumbrados –algo que debería ser positivo-, pero los defectos de ambos suelen agudizarse.

Las segundas, desaparecen por la trágica e imparable violencia de género, que se cobra víctimas mortales y, lo que es aún peor para las mujeres –que no para los familiares-, sobrevivir a una agresión y vivir con el miedo en el cuerpo, a expensas de una justicia no siempre justa.

Las terceras, a mi modo de parecer, son realmente divertidas. Suelen casarse por amor –aunque algunas ya ni eso-, pasan unos años de felicidad compartida, tienen hijos, un trabajo con el que sobreviven y una estabilidad total. Pero curiosamente, nunca es suficiente para el ser humano y, por condición, necesita más.

El hombre, disfrutar con otras mujeres lo que la suya no le ofrece, alentado por unos conocidos que se hacen llamar amigos –y generalmente solteros o igual de desgraciados que él-, o dejándose llevar por la tentación de una de esas mujeres que –dicen- no se pueden dejar pasar.

La mujer, ofrecer a otro hombre lo que niega a su marido cuando éste no satisface sus necesidades, o se enamora del primer hombre liberal que encuentra y sufre por partida doble, al tener lo que no disfruta y querer al hombre equivocado.

Sin embargo, los dos continúan con su vida en común, como si no ocurriera nada, a pesar de tener claro que su relación terminó hace algún tiempo. Incluso llegan a perdonarse las conocidas infidelidades con sus silencios y miradas vacías, aterrados ante la inmediata soledad que se avecina y volver a comenzar de nuevo, prosiguen el camino juntos, pero no revueltos. Aunque sea por sus hijos –dicen también-, en uno de los errores más frecuentes en el presente de esas parejas y el futuro de sus descendientes.

Cuando surgen estas noticias, me pregunto cuántos de los nuevos divorciados de este año habrán asistido a todas aquellas manifestaciones a favor de la familia, contra el mal ejemplo que dan los homosexuales a los niños y, lo que es más intrigante, que porcentaje de éstos es mayor en las tres modalidades de divorcio anteriormente descritas.
Seguro que no son pocos, ni por lo tanto mejores que los gays, sobre los que se dicen poseer el derecho universal a crear una familia amparándose en una ‘normalidad’ y núcleo familiar que año tras año, los heterosexuales siguen aumentando.

Noticias relacionadas

Dignidad y valores

La dignidad es el respeto y estima que toda persona por el hecho de estar viva se merece

Rivera apela al transfuguismo político. Quien no corre vuela

Quizá esta ha sido la más rocambolesca época de distrofia política, donde el futuro de España se está jugando al “estraperlo”

En el último minuto

​Si no fueran politicos adolescentes sino hombres de Estado, con visión del bien común del país y no de partido o personal, se agarrarían 'in extremis' a un gobierno de gran coalición con pactos de mínimos ante los grandes eventos que nos anuncia el futuro

Ver, juzgar y actuar

​Voy colgando mis modestos artículo en un blog al que he titulado “ver, juzgar y actuar”, los tres pasos que aprendimos en el libro de Maréchal, La Revisión de Vida, en mis años juveniles en la Acción Católica y seguramente el paso más difícil es el de juzgar, pues si cada hecho sobre el que me fijo a la hora de escribir no lleva a un juicio sobre mi mismo queda reducido, en el mejor de los casos, a un simple comentario bastante inútil.

Párrafos que no irán a ninguna parte. Parte II

No a los malos tratos, a la maldad. No al dolor inaugurado ni la terquedad
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris