Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Cartas al director   -   Sección:   Opinión

La nueva forma de hacer política

José Carlos Navarro (Mérida)
Redacción
sábado, 2 de septiembre de 2006, 03:44 h (CET)
No han trascendido las manifestaciones del homólogo italiano del Moratinos, Massimo D'Alema, a la sazón miembro de otro Gobierno que mandará tropas al Líbano. Al igual que es una piña la izquierda en Europa para borrar las raíces cristianas de los textos comunitarios, también lo es para esa nueva forma de entender el terrorismo. Dice D'Alema que "el IRA y ETA han pasado de movimientos terroristas a movimientos políticos", como ejemplo para "apoyar este tipo de metamorfosis en Oriente Próximo". Justifica que tanto Hezbolá como Hamás están en las listas terroristas de Estados Unidos, y además su relación con la política es prestar asistencia a sus pueblos. El mismo ejecutivo que manda junto a nuestros mil soldados españoles, 2500 soldados italianos a compartir mesa con las milicias terroristas libanesas.

Tal vez la cercanía de la encastrada mafia italiana, le haga ver las cosas de otra manera. Confundir una facción independentista enfrentada a otra unionista con otro grupo terrorista que ante el crímen solo encuentra en frente la ley del Estado de Derecho, es para darle clases aceleradas de geopolítica. Pero lo más grave es que en nombre de la sociedad asuman el chantaje del terror, puesto que las democracias les permiten mediante subterfugios participar en política. Es la casta del terror que hace piña con la izquierda global suave en las formas y radical en el fondo.

Frente a las sociedades basadas en los derechos humanos que amparan también a los que los violan, los ciudadanos están desprotegidos ante las tésis de esta refundada izquierda. Se viste de paz y armonía un mundo al que se le obliga a convivir con cáncer y cuerpos gangrenados, justificándose posteriormente con manifiestos y declaraciones públicas de condolencias cuando la metástasis actúa. Cuando la guadaña de la muerte siega vidas, cuando el pueblo vive aterrorizado. Esta nueva forma de hacer política sólo tiene en frente la denuncia pública de "atrévidos" ciudadanos. Más tarde, sólo cabría la justificación extrema del consumidor autoprotegido o el mismo ciudadano armado. ¿Para qué están entonces los Estados que sus administrados les encargan que no se les violen sus derechos humanos, entre los que se encuentra la vida? Comienza a enseñar la patita de lobo la alianza de civilizaciones.

Noticias relacionadas

Xavier Domenech, ni una cosa ni la otra

Perfiles

Reinicio del Sporting

La plantilla del Sporting representa también a Gijón

Penumbras cuánticas

La farándula nos hipnoyiza si no prestamos atención a las conexiones perversas que subyacen

Rajoy, el francés Valls, Piqué y Cataluña

Los tres se ocuparon de ella

Leticia esclava de su imagen y aguijonazos electorales

“Con los reyes quienes gobiernan son las mujeres y con las reinas son los hombres los gobernantes” Duquesa de Borgoña
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris