Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Ver   juzgar y actuar  

Arden nuestros bosques

Francisco Rodríguez
Francisco Rodríguez
jueves, 31 de agosto de 2006, 03:37 h (CET)
Cuando veo arder los bosques se me aprieta el corazón y siento una pena tremenda. Parece mentira que en unos tiempos en los que tanto se habla de ecología y tantas personas se manifiestan como ecologistas y amantes de la naturaleza, España se ennegrezca cada verano con las cenizas de miles de árboles quemados. No parecen casos fortuitos como un tornado o un terremoto, sino situaciones previsibles que deberían contar con dispositivos eficaces y mejor aún, con sistemas preventivos bien estudiados, desde la limpieza de los montes a la educación de los que los visitan.

Normalmente los bosques que arden son los de titularidad pública del Estado, de las Comunidades y de los municipios o los pertenecientes al común y es que lo que es de todos parece que no es de nadie. Lo común debería ser tratado con el mismo cuidado si no más que el que cada cual dedicamos a lo propio. Ahora que tanto se habla de la educación para la ciudadanía habría que tener en cuenta la situación actual de vandalismo y falta de respeto a los bienes comunes que padecemos. Gente que ensucia las calles, que pintarrajea las fachadas, que rompe las señales de tráfico o las papeleras, que pisotea los jardines y arranca las flores o monta una barbacoa en el monte. Si alguien recrimina tal comportamiento a cualquiera, puede resultar insultado o maltratado. Lo más seguro es que respondan “¿es que esto es tuyo? y lo manden a mal sitio. No pensemos que son sólo los jóvenes del botellón. He visto a personas bien mayores arrancar flores de los jardines y dejar en las aceras los excrementos de sus perros y que también responden con exabruptos si alguien les llama la atención. He visto a conductores que paran su vehículo para arrojar basura en la carretera o, sin pararlo, arrojarla por la ventanilla.

Sin ningún freno moral, que parece cosa anticuada, por qué van a comportarse bien si les divierte hacerlo a su capricho. Quién sabe si los pirómanos que le pegan fuego a los bosques son gente que se divierte con el caos que provocan. Como muchos han apuntado, es curioso que hubiera tanta gente cuando el Prestige gritando el “Nunca mais” y que no se les vea cuando arden los bosques de Huelva, de Guadalajara, de Galicia o de Cataluña, daños que tardarán en recuperarse muchos años. A mi entender queda demostrado que aquello del Prestige fue teledirigido por especialistas en agit-prop. Fue tan bien montado, que muchos de los que participaron no se dieron cuenta de que estaban siendo manipulados. Ahora la Plataforma Nunca mais ha convocado a los ciudadanos para que se manifiesten el 20 de agosto, algo tarde quizás, pero las críticas que ha recibido le han hecho reaccionar. Veremos lo que resulta. Cuando lo del Prestige la movilización era contra el gobierno de Aznar ahora es contra los “incendiarios”, contra éstos quien tiene que actuar es la justicia.

Las actuaciones políticas que aprovechan las calamidades para sacar provecho en lugar de colaborar todos para la resolución de los problemas, aleja cada vez más a los ciudadanos de la cosa pública y la tan cacareada democracia, con una abstención creciente, terminará siendo una cobertura teórica de las ansias de poder de las cúpulas de los partidos.

Noticias relacionadas

Monumento al abuelo desconocido

Hemos visto abuelos que han sido el fiel guardián de sus nietos, horas y horas del día dedicadas a ellos, sin descanso ni pausa

120 años del arriado de la bandera española en La Habana

La ceremonia que simbolizó la renuncia de España sobre Cuba

Bersuit Vergarabat y el museo de grandes decepciones

Proyectos artísticos como Bersuit Vergarabat ayudan a transitar por este mundo aciago

Los taxistas, Ávalos (Fomento) y el control de los alquileres

“En el mejor de los casos, la consecuencia de fijar un precio máximo a un artículo determinado será provocar su escasez.” Henry Hazlitt

Foro de Davos y globalización

Es positivo que se reúnan muchos jefes de gobierno de todo el mundo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris