Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

¡Han matado a Tomasa!

José Luis Palomera
Redacción
jueves, 31 de agosto de 2006, 03:37 h (CET)
"Han ahogado a Tomasa", comentan los vivos seres toriles de las Dehesas, mientras maldicen al ser más destructivo de la Tierra. Murió la vaquilla “Tomasa” ahogada entre energúmenos de adiposa masa.

Pobre “Tomasa”, jamás pensó morir de la forma que lo hizo ahogada entre un grupo de energúmenos que pretendían hacerla el “boca a boca”. No recuerdo en qué pueblo o fiesta fue, ni deseo recordarlo.

Nacer para servir de alimento es un honor terreno si se compara con someter a un acorralado animal a toda clase de vejaciones hasta alcanzar la muerte como si de un naúfrago de la dehesa se tratara. No se debe olvidar que a nosotros también nos comen los gusanos. “Tomasa” nació en los altos prados de pastoreo, aún joven, fue vendida para distracción circense. Su primera "actuación" fue cerca del mar para honor y gloria de los chavalotes, y no tan chavalotes, que enajenados de serosidad adiposa, citan a la vaquilla para luego arrojarse a la bahía.

No hace falta decir que la vaquilla se precipitó a la bahía y murió ahogada, eso sí, “vaquilla muerta, vaquilla puesta” apenas pasadas unas horas otra nueva vaquilla sustituyó a “Tomasa” para deleite del personal de masa cerebral adiposa.

Me cuesta creer que exista ser vivo más idiotizado mentalmente que el humano, me cuesta, de verdad que me cuesta. Pero, cuando el vicio se alimenta del ocio apenas queda ya nada que llevarse al cerebro.

Las ideas más descabelladas resultan ser las más divertidas, lógicamente, los absurdos no saben divertirse de otra manera que no sea la toma de la Tierra para comparsa de sus majaderías. Ajenos incluso a ellos mismos, no se dan cuenta de que ellos son los parásitos de la Tierra con un poco más sapiencia que los demás seres vivos, aunque sin ninguna duda, el ser vivo menos inteligente. No se debe confundir sabiduría con inteligencia, la inteligencia se basa en saber encauzar la sabiduría en busca de nuestros progenitores universales donde todos seamos uno y uno todos.
Tirar una vaquilla al mar o clavarla alfileres incluso tomar sus astas como antorchas encendidas dice claramente la nula inteligencia que padecen quienes toman parte de semejantes majaderías.

¿Es así como queremos conquistar el futuro? ¿O tal vez estos energúmenos piensan que el futuro se mece dentro de la litrona, una raya coca o un móvil de agute?

Ahora bien, la culpa no es de ellos, la culpa es de quienes por “echar un polvo a gusto” engendraron una vida a disgusto, es decir, su imbecilidad gesta una vida la mayor virtud Cósmica, coma aquellos que se fuman un cigarrillo. Si se engendra sin responsabilidad, se educa de la misma forma, gravísima ineptitud mental ya que el futuro de toda la vida Terrena depende de estos jóvenes, jóvenes que aún no entienden “qué coño hacen ellos en la Tierra” si a nadie pidieron nacer, es por eso que sobreviven en serosidad adiposa y ojos con carne, moldeados en forma humana.

Noticias relacionadas

Borrell en retirada o táctica del PSOE

Pátina de sensatez capaz de equilibrar unos nombramientos en su momento tomados como extravagancias

Plagscan desmiente a la Moncloa y R.Mª.Mateo censura la TV1

Un gobierno enfocado únicamente a conseguir mantenerse en el poder

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris