Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Al aire libre   -   Sección:   Opinión

Kofi Annan, muñidor de oficio

Pascual Falces
Pascual Falces
miércoles, 30 de agosto de 2006, 03:09 h (CET)
Por fin, y aunque no se puede afirmar, con prudencia, que se vea una luz en el fondo del túnel, algo si que se vislumbra de claridad en el oscuro panorama del “duelo a garrotazos” entre israelíes y palestinos; o lo que es lo mismo, entre el estado de Israel y la mayoría de sus vecinos árabes. La resolución 1701 de la Organización de Naciones Unidas -analizada “al aire libre” hace dos o tres de columnas-, se va abriendo paso, y lleva camino de transformarse en un respetable ejército de interposición extendido en la frontera sur del “país de los cedros”, la que linda con Israel.

Kofi Annan, el bueno de “Kofi” –un muy honorable “negrito” de Ghana con toda clase de títulos superiores, y con más de treinta años dedicados a la burocracia de la ONU-, es el gran muñidor de este temporal final feliz. La estúpida guerra entre guerrilleros lanza-cohetes de Hezbolá, y el ejército israelí de tierra, mar y aire, ha sido como una resonancia de la que se mantiene en el interior de Israel con los palestinos de Hamás. Y, tiene visos de ser interrumpida, “sine die”, por un ejército de la Unión Europea de 15.000 efectivos. Vistas así las cosas, al menos entre Líbano e Israel parece que alguien puede detener la conflagración. Siendo realistas, sólo faltarían otros quince mil soldados más para estabilizar la franja de Gaza; otros tantos, y serían ya 45.000, para separarlos y que no se sigan matando en Cisjordania. Además, hay que recordar los innumerables refugiados en países limítrofes, como Jordania, que demandarían una escolta para volver a los lugares de donde fueron desalojados. Es peliagudo el cálculo aproximado, pero se estaría ante una necesidad de cien mil soldados “de interposición”, a ojo de buen cubero. Esto si que sería ya un algo luminoso en el túnel.

En efecto, Kofi lo está deseando, y, sin descubrir toda su intención. Pero, sólo tiene la fuerza de la razón. La razón de la fuerza sigue en la Casablanca, y desde allí, tan sólo pretenden no liarse más de lo que ya les tiene la no declarada guerra civil que se vive en Iraq desde que Sadam Hussein fue derrocado. El presidente Bush, ve en el Secretario de las Naciones Unidas un obstáculo para su simplificada política del bien y del mal. De hecho, la famosa foto de las Azores que tanta desgracia acarreó para el partido de José María Aznar, sólo fue la inmortalización de saltarse “a la torera”, el Consejo de Seguridad, o lo que es lo mismo, de pasárselo por donde el lector supone.

¿Una fuerza de interposición de cien mil hombres bien protegidos, traería la paz a Oriente Medio? ¿Sería suficiente para convencer a Irán que el arma nuclear que tanto ansía, no resulta necesaria? ¿Establecería una neutralización del armamento atómico israelí? Este, al que no se permite la inspección de la oficina de la ONU encargada de la energía atómica (OIEA), resulta un acicate de contraofensiva para quienes temen ser “preventivamente” neutralizados. Ahí quedan esas preguntas...

La “madre del cordero” es, que, el bueno de Kofi resulta un estorbo para la estrategia mundial de Washington. Aquí es donde aprieta el zapato. Más, la confianza hay que ponerla -con todos los vituperios que recibe, sostenidos por infundados gatuperios-, en el Secretario General de las Naciones Unidas, y en la reforma que lleva entre manos de la Organización. Es, al fin y al cabo, la persona que “gestiona activamente para concertar tratos o fraguar intrigas”, lo que se dice todo un muñidor.

Noticias relacionadas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana

Trapisondas políticas, separatismo, comunismo bolivariano

Una mayoría ciudadana irritada

Prejuicios contra las personas

Es una malévola tendencia, favorecemos los prejuicios y protestamos contra sus penosas consecuencias
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris