Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Micro abierto   -   Sección:   Opinión

El final del verano (I): el estrés postvacacional

Pelayo López
Pelayo López
martes, 29 de agosto de 2006, 00:20 h (CET)
Ahora que tenemos a la vuelta de la esquina la despedida del mes de agosto, el duro ronroneo de la vida laboral está a punto de sonar de nuevo para la inmensa mayoría, y, como cada año por estas mismas fechas, las advertencias premonitorias, o, mejor aún, subliminales mensajes quizás intencionados, nos encaminan hacia la tensión del, según parece, acuciante retorno. No sé si comparten la presión, espero que no, que no caigan en estas redes cual medusa arribada a las costas en época estival puesto que, para no llevar a engaños y liberar de atenazamientos injustificados, no está muy claro el motivo de este insinuante temor ante una situación mil y una veces experimentada.

Bombardeos multilaterales nos recuerdan tan corriente fecha convertida, por obra y arte de algún gurú social, en el fatídico día D y la aciaga hora H. ¿Por qué angustiar a la gente con semejantes proclamas descartables donde las haya?. ¿Es cierto o no que nos bloqueamos cuando el reloj de ese día se pone a 0?. No ocurre lo mismo con anterioridad a nuestra partida vacacional, y eso que se nos avecinan tremendas cábalas rocambolescas dignas de un pope matemático: la más que certera posibilidad de vernos absorbidos por un atasco sin fin, la probabilidad milimétrica de retrasos o cancelaciones en nuestros vuelos, reglar y engrasar el engranaje familiar para poder ir todos juntos...y eso sin contar los equilibrios presupuestarios –billetes de avión, reservas de alojamiento, combustible...- que nos permiten movernos sobre una fina arena cual cuerda en las alturas y sin red de fondo. Si desconectar un viernes, disfrutar de un fin de semana y regresar el lunes al puesto de trabajo es complicado, la magnitud de un mes de vacaciones incrementa esa sensación en igual proporción. No creo que sea necesario diagnóstico iluminado ninguno para dar por hecha esta realidad, pero no queda más remedio que apechugar, porque, como bien pueden comprender, trabajo y vacaciones, inexcusable e irremediablemente, van más de la mano de lo que en un primer vistazo pueda parecer. No tienten a los designios laborales. Si lo hacen, puede que el año que viene, el verano ni siquiera puedan disfrutarlo.

Así que ya lo saben. Aprovechen el tiempo que les queda de vacaciones, eso sí, con un ojo puesto en la vuelta a la actividad normal, para que luego no haya sustos. No es por amargar el dulce, pero lo bueno no dura eternamente, y, además, ya saben que, como se suele decir, hay tiempo para todo, incluso en vacaciones. Por más que la pachanga y el descanso sean los objetivos de nuestros periodos vacacionales, suele pasar que casi nunca logramos cumplirlos, y no por eso sufrimos el tan manido estrés. Eso es lo que pasa. Si no caemos en esa cuenta, el resultado de nuestro cálculo será erróneo. Después de todo, despertar del sueño vacacional es cuestión de unos pocos días, así que más vale prepararse y que septiembre nos coja confesados. Continuará la semana que viene con “El final del verano (II): la vuelta al cole”…

Noticias relacionadas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana

Trapisondas políticas, separatismo, comunismo bolivariano

Una mayoría ciudadana irritada

Prejuicios contra las personas

Es una malévola tendencia, favorecemos los prejuicios y protestamos contra sus penosas consecuencias
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris