Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

El Alcalde de Lopera y la censura franquista de nuevo cuño

Jerónimo Medina Valcarreras
Redacción
martes, 29 de agosto de 2006, 00:21 h (CET)
Un pequeño paso contra un hombre, pero un gran paso contra la Democracia. Otro año más el Ayuntamiento de Lopera (Jaén) se ve lamentablemente involucrado, a través de la acción de sus representantes Alcalde y concejales que profundizan en un grave e intolerable hecho, como es la represión a un ciudadano y la conculcación de un Derecho fundamental y de la libertad pública de las personas, recogido en nuestra Carta Magna, la Constitución Española; Artículo 20: Libertad de Expresión.

Si el pasado año era el Concejal de Festejos quien se erigía como punta de lanza para eliminar, censurar según sus propias palabras en conversación mantenida conmigo el 14 de agosto de 2.005, un artículo que estaba en fase de publicación en la Revista de Feria del pueblo de Lopera. Este año, el censor mayor del Régimen ha sido el Propio Alcalde de Lopera, Pedro Valenzuela Ruiz que el pasado 22 de julio me confirmaba entre exabruptos, levantando la voz de modo impertinente y con una prepotencia ofensiva que él no iba a permitir que se publicaran tales escritos. Según su opinión, no cuentan con el tono adecuado y se jacta de hacer uso de su responsabilidad retirándolos. Con lo que deja nula la posibilidad de que sean los demás quienes juzguen o estimen la validez de unos textos.

Por lo reiterativo de su actitud, la falta de respeto por los valores democráticos, como son la pluralidad de ideas, el librepensamiento, la libertad de expresión o la participación en la vida pública en igualdad de condiciones, me queda expresar aquí y recordar que la censura es considerada como una de las principales señas de identidad de la dictadura franquista. Principalmente el teatro, la novela y el cine se vieron afectados por las restricciones en la libertad creativa que el nuevo régimen implementó como medida preventiva de posibles disidencias ideológicas. Esta censura franquista de nuevo cuño que se está dando en Lopera es insólita, no hay que olvidar que en su uso, en vez de ser un aparato de control "moral" - que es como era presentada su función desde el punto de vista católico en tiempos del franquismo -, no está concebido con fines educativos, sino que forma parte integrante de un sistema represivo creado por el nuevo Régimen y encaminado a la eliminación total: física y cultural de lo que consideran sus adversarios.

Esta censura adopta ya unas formas y un entramado que recuerdan doctrinas minuciosamente elaboradas que eran parte constitutiva de la ideología franquista, así puede verse que guarda un paralelismo con los años 50 del pasado siglo cuando, bajo el ministerio de Arias Salgado se publicaron textos doctrinarios según los cuales el Estado se consideró como "salvaguarda del bien común", con la típica demagogia de la época que hacía alusión a la dominación de la prensa por nefastos "grupos de presión" y cuyes fines catastrofistas había que evitar a toda costa, o también encuentro semejanza de actitudes y hechos con la Ley de Prensa e Imprenta, promulgada en 1966. En definitiva, que en los tiempos que corren, es inaceptable que se use la censura desde el poder que da un cargo institucional para coartar la libertad de expresión, anular la capacidad intelectual de quienes piensan diferente e intentar sellar la boca a toda persona que opine en una línea no oficialista con las actitudes de este nuevo Régimen instalado en Lopera.

Noticias relacionadas

Monumento al abuelo desconocido

Hemos visto abuelos que han sido el fiel guardián de sus nietos, horas y horas del día dedicadas a ellos, sin descanso ni pausa

120 años del arriado de la bandera española en La Habana

La ceremonia que simbolizó la renuncia de España sobre Cuba

Bersuit Vergarabat y el museo de grandes decepciones

Proyectos artísticos como Bersuit Vergarabat ayudan a transitar por este mundo aciago

Los taxistas, Ávalos (Fomento) y el control de los alquileres

“En el mejor de los casos, la consecuencia de fijar un precio máximo a un artículo determinado será provocar su escasez.” Henry Hazlitt

Foro de Davos y globalización

Es positivo que se reúnan muchos jefes de gobierno de todo el mundo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris