Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   La tercera puerta   -   Sección:   Opinión

Una tragedia llamada Katrina

Jabier López de Armentia
Opinión
martes, 29 de agosto de 2006, 00:21 h (CET)
Más de 2.000 personas muertas, 29.000 personas desaparecidas, daños irreparables, daños cifrados en más de 100.000 millones de dólares. Zonas enteras reducidas a escombros, zonas convertidas en grandes balsas con cadáveres vagando a sus anchas. Uno de los mayores desastres naturales del siglo con nombre y apellido, fecha y ciudad: Huracán Katrina, 29 de Agosto de 2005, Nueva Orleans.

Una ciudad con un destino, una ciudad por debajo del nivel del mar, una ciudad con murallas sobre el agua que no aguantaron la furia de Poseidón. El 85% de Nueva Orleans quedó bajo los tentáculos escurridizos del agua. En las casas se llegó a registrar 3 metros de agua y en las calles muchas zonas llegaron a los 7. La cuna del Jazz quedó sumergida en la mayor de sus pesadillas. Todo esto sin que las autoridades reaccionaran.

Hablamos de una ciudad con tan sólo 500.000 habitantes. 365.000 habitantes de Nueva Orleans abandonaron sus casas, de los cuales más de 150.000 continúan desplazados, esparcidos por una decena de estados.

¿Dónde estaba Bush cuando el Katrina azotó las costas americanas? Descansado de un agotador ciclo político en su rancho de Tejas, donde fue informado perfectamente de los riesgos y de la amenaza que suponía el Katrina, a pesar de lo que dijera después del mismo, negando todo conocimiento. Además de mentiras, existen otras irregularidades: ¿Por qué tardo tanto tiempo en personarse en Nueva Orleans?. Algo que parece prácticamente imposible, simplemente por la distancia y el transporte, es que llegaran antes las ayudas enviadas por Bush y su gobierno a Indonesia que a su propia ciudad americana, Nueva Orleans. ¿Quizás no interesaba una ciudad mayoritariamente afro-americana, muy crítica con la política de Bush y los republicanos?

Pasan y pasan los meses y la población no puede volver a sus casas porque no las tienen. El Katrina se llevó todo lo que tenían, sus ilusiones, sus vidas. Muchos se encuentran instalados en caravanas a los pies de los escombros de lo que un día fue su hogar, trabajando día y noche para poder comenzar las obras de sus casas, ya que un año después los seguros siguen sin pagar las indemnizaciones.

Ahora, entre la población, las sensaciones son de miedo, indignación, incertidumbre. Muchos colegios siguen aún cerrados, los hospitales han perdido parte de sus instalaciones. Colocar una luz en tu mesilla y encenderla se está convirtiendo en todo un lujo ya que a día de hoy muchas zonas siguen sin tener electricidad. El agua potable escasea, haciendo de ella un lujo para muchos.

El Distrito Nº9 fue uno de los distrito mas afectados por el Katrina. Un distrito marcado por su gran mayoría afro-americana, situado en la zona Este de la ciudad y con una extensión de unos 6 kilómetros cuadrados, sitiado por el lago Pontchartrain y el río Mississippi. A día de hoy la zona sigue sin reconstruirse y no son precisamente buenas las previsiones para el futuro. La reconstrucción no ha llegado todavía al Distrito Nº9, quizás el distrito que más lo necesitaba debido al menor poder adquisitivo de sus residentes que se han visto obligados a malvivir rozando la pobreza.

¿Cuál es la situación actual en Nueva Orleans? El futuro no da lugar a la esperanza. Los diques siguen sin reconstruirse. La mayor parte de la población sigue sin volver. La gente comienza a movilizarse, se manifiesta pidiendo ser escuchados, recibiendo portazos y oídos sordos desde el Gobierno Federal. La mayoría de los lideres políticos no han sacado tiempo de sus apretadas agendas para pasar una tarde con la gente que ha perdido toda su vida. Esa gente esta harta de promesas incumplidas, harta de visitas relámpago para sacarse la foto, esta harta de la clase política. La población confiaba en sus dirigentes políticos y en sus famosos y resistentes diques y tanto unos como otros les han fallado.

El Plan Marshall reconstruyó en la segunda posguerra 63 ciudades de la vieja Europa, ¿por qué ahora no hacen lo mismo con Nueva Orleans?. Dicen que no hay dinero para reconstruir la ciudad. ¿No hay dinero para reconstruir Nueva Orleans y si hay dinero para las guerras de Irak y Afganistán? Por suerte dinero existe en las arcas del estado, aunque no todo el que se necesita. Lo que sucede es que parte de las ayudas destinadas por el Gobierno de EE.UU. – unos 1.000 millones de dólares se calcula aprox. – acabaron invertidas, entre otras cosas, en unas entradas para un partido de fútbol americano o unas vacaciones en el caribe. Este es el último escándalo que salpica a la FEMA, la Agencia Federal para la Gestión de Emergencias, una institución que, con su polémica actuación tras el Katrina, ha recibido críticas por parte de todos los sectores y que el presidente de EE.UU., George W. Bush, mantiene a flote contra viento y marea. ¿Qué pensaran los habitantes de Nueva Orleans de que mientras ellos trabajan y no tienen un hogar donde vivir, sus ayudas son gastadas en vacaciones y entradas deportivas?

“Diferentes razas, diferentes distritos, diferentes personas, todos tienen algo en común, todos ellos se han quedado sin nada”.

Noticias relacionadas

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo

La revolución del afecto como primer efecto conciliador

Nuestro agobiante desconsuelo sólo se cura con un infinito consuelo, el del amor de amar amor correspondido, pues siempre es preferible quererse que ahorcarse

¿Qué se trae P. Sánchez con Cataluña?

Se dice que hay ocasiones en la que los árboles no nos dejan ver el bosque

¿Nuestros gobernantes nos sirven o les servimos?

Buscar la justicia, la paz y la concordia no estoy seguro de que sea al principal objetivo de los gobernantes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris