Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Agradecimiento a los inmigrantes de los cayucos

Jesús Roiz Corcuera (Sevilla)
Redacción
lunes, 28 de agosto de 2006, 01:46 h (CET)
La presencia callada de los miles de inmigrantes llegados a Canarias y el silencio de los miles que han dejado su vida antes de llagar, son un grito que debe ser atendido con urgencia. Está dirigido a las sociedades española y europea, pero sobre todo lo deben escuchar los poderes económicos y políticos que las controlan. Es un grito de denuncia del empobrecimiento de que ha sido y sigue siendo objeto Africa. Es un grito de firmeza proclamando que seguirán viniendo por más que la política de fronteras ahonde su configuración de represión y muerte. Es un grito de reivindicación del derecho a emigrar, del derecho a buscar una vida mejor en el mundo de los que les están expoliando, en el mundo de los que han multiplicado distancias en los niveles de vida. Pero, sobre todo, es una llamada de atención, un grito de alerta.

Todos debemos sentirnos alertados de que, los que conducen la marcha de nuestras sociedades, lo están haciendo rematadamente mal. Impulsan las relaciones humanas, no según pautas de convivencia y solidaridad sino de subordinación y explotación del hombre por el hombre. De ahí las diferencias internas dentro del Primer Mundo que van consolidando un Cuarto Mundo dentro de él. De ahí el crecimiento de la pobreza y del abismo que media entre los llamados Primer y Tercer Mundo. Nada es casual. Todo está funcionando al dictado de una inspiración ideológica neoliberal y conforme a la planificación del desarrollo y de la concentración del poder económico, que tiene por nombre: globalización.

Ahí está la raíz de la inmigración y de muchos de los acontecimientos nefastos que inundan los medios de comunicación. La presencia de los que arribaron a Canarias y la ausencia de los que dejaron su vida en el camino, nos gritan que para bien de todos hay que acudir a la raíz de los fenómenos sociales. Solo tomando decisiones radicales es posible configurar caminos de solución. Todo discurso que no parta de esta radicalidad, será adormidera en porciones para consumo entre elecciones y elecciones.

Hemos de ser agradecidos con quienes desde el cayuco o desde el naufragio levantan su voz de alerta. Si Europa reconociera su responsabilidad pasada y presente, si Europa fuera capaz de sobreponerse a sus intereses y de ponerse a cambiar unas estructuras de dominación por otras de auténtica solidaridad, daría valor a tanto sacrificio. En ello está el futuro del Sur y del Norte.

Amigos inmigrantes del cayuco, no sé cual es o cual era vuestro nombre. Gracias a todos.

Noticias relacionadas

El huracán Florence expone la dura realidad de la desigualdad en Estados Unidos

El huracán de categoría 4 avanzó a una velocidad de varios kilómetros por hora inundando las Carolinas estadounidenses

La Cataluña imaginaria y autosuficiente de los separatistas catalanes

“La autosuficiencia es incompatible con el diálogo. Los hombres que carecen de humildad o aquellos que la pierden, no pueden aproximarse al pueblo” Paulo Freire

Dos debates, dos Españas

La crispación general y el estilo bronco, zafio y chulesco del diputado Rufián representaba el nivel de descrédito que ha alcanzado el debate parlamentario

La distopía del Máster Casado

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris