Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Constitución   Reflexión   Democracia  

¿Estamos al fin del ciclo fatal de cuarenta años?

¿Acaso somos demócratas por ir a votar una y otra vez?
Francisco Rodríguez
martes, 8 de octubre de 2019, 10:39 h (CET)

Desde que fue aprobada la Constitución de 1978 creí que su título I, capítulo II, sobre los derechos y deberes fundamentales de los españoles era cierto, nos convertía en un país democrático y nos ponía a salvo de la persecución y la arbitrariedad, pero pasados cuarenta años (siempre el fatídico período de cuarenta años) compruebo con tristeza que no es verdad. Que mis opiniones no sirven para nada si no coinciden con las del gobierno y que el gobierno, de unos u otros, se encarga de blindar, apoyar y subvencionar sus propias opiniones y si no las compartimos, peor para mí y los que opinen como yo.

Así que nada de país democrático, solo apariencia. El gobierno o mejor dicho los numerosos gobiernos que deciden por nosotros ya se encargan de dictar leyes sobre la educación, el feminismo feroz que ha destruido la igualdad de los ciudadanos ante la ley, la ideología de género y el matrimonio homosexual, y el aborto prácticamente libre, que está eliminando la familia. Nuestras propias viviendas, que pueden ser ocupadas impunemente, la imparable emigración subvencionada, etc. etc. y todo ello regado abundantemente con subvenciones de los ayuntamientos, de las comunidades autónomas o del estado.

Luego nos cuentan que hay una España prácticamente vacía, que hay bandas de menores emigrantes no acompañados, “menas” o “bandas latinas” de llegados de la América Hispana, que siembran el terror en bastante barrios de nuestras ciudades sin una acción punitiva y eficaz de nuestro sistema judicial ni penitenciario.

Se les llena la boca a nuestros gobernantes hablando de las prestaciones sociales o de nuestra sanidad pública, pero no consiguen garantizar las pensiones de los que trabajaron y cotizaron toda su vida.

Nuestros políticos no son siquiera capaces de ponerse de acuerdo para buscar el bien común de los españoles, pues cada uno persigue su propio beneficio, pero nos ordenan volver a votar otra vez, ¿para qué? ¿Cuáles son sus programas? ¿Significa algo votar a la izquierda o a la derecha? ¿Cuáles son las diferencias? ¿Es urgente desenterrar a Franco o derribar la cruz del Valle? ¿Se quiere poner punto final a la transición que nos pareció modélica?

La Ley de Memoria Histórica ¿para qué? Dejad la historia para los historiadores y dedicaros a la tarea urgente de gobernar sin aumentar la deuda, sin agobiarnos con impuestos, sin atizar discordias, pero sin aceptar la ruptura de España.

Seguramente que lo que yo piense o deje de pensar le importa un bledo a nuestros políticos, salvo que me oponga al aborto, al matrimonio homosexual al adoctrinamiento escolar de los niños o a la destrucción de la familia pues si consiguiera hacerme oír me mirarían con desprecio y me calificarían de facha.

Mi voz no llegará muy lejos, pero seguiré pataleando y gritando que esto no es ninguna democracia, que las libertades y derechos que aparecen la Constitución del 78 son papel mojado y que me siento engañado y desilusionado con un régimen que voté esperanzado.

¿Será verdad que en España cada cuarenta años todo se va al traste y hay que volver a empezar? No voy a vivir lo suficiente para ver lo que pasa, pero a mis hijos y nietos les deseo una España mejor.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Altsasu significa dignidad

“La libertad es un bien común y cuando no participen todos de ella, no serán libres los que se crean tales” (Unamuno)

Trump debe dejar de atacar a la prensa

​“Todo en orden. Nadie fue herido. No hay nadie desaparecido. Está todo muy bien”. Recep Tayyip Erdogan

Lo correcto, la indiferencia

​¿El enemigo número uno del pueblo? Pues mire, el enemigo número uno del pueblo, “políticamente correcto”, es el escarabajo de la patata.

La pobreza extrema es un contradios

En el aniversario del Día Internacional contra la Pobreza

Mochilas de odio y violencia

Sabe que debe mucho al separatismo, al independentismo, al perverso nacionalismo y al grupo proetarra de Bildu; tal vez por eso se siente con las manos atadas
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris