Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Los trabajos y los días   -   Sección:   Opinión

Gibraltar, español

Rajoy es el gran jefe sioux que ordena crear cortinas de humo para que el enemigo no pueda otear el horizonte
Francisco Morales Lomas
jueves, 22 de agosto de 2013, 11:43 h (CET)
Uno de los gritos más socorridos este verano para callarle la boca a Bárcenas es “Gibraltar, español”. En todos los países existe un grito de guerra que enciende a las masas y les procura el orgasmo nacionalista. Los políticos se dirigen a las vísceras del pueblo, a su sentimentalismo ancestral, para aludir esta “china” que tenemos en el zapato desde el siglo XVIII. Casi siempre taciturna, de vez en cuando resucita cuando se quiere crear una cortina de humo.

Rajoy es el gran jefe sioux que ordena crear cortinas de humo para que el enemigo no pueda otear el horizonte: ahora el enemigo para él es don Luis Bárcenas, extesorero del Partido Popular por designación directa de su jefe don Mariano Rajoy. Como no hay periodistas (todos de vacaciones) ni tertulianos (salvo unos nostálgicos que arrean de continuo a ZP) se aprovecha el descanso estival para ordenar un poco los muebles y crear estrategias que aminoren el impacto electoral del desgaste Bárcenas. El equipo de Rajoy mira hacia el horizonte de la rentrée veraniega y observa en qué va a deparar todo esto de la creación de empleo o desempleo, de los tirones de la manta, de las peticiones de dimisión de la oposición, de las elecciones alemanas y de la prima de riesgo.

Sinceramente, creo que no va a pasar absolutamente nada. Todo seguirá poco más o menos igual o peor, con unos cuantos miles de parados más cuando en octubre se acabe la temporada hotelera. Este país no levantará cabeza en mucho tiempo, aunque los datos de Francia y Alemania se vendan de otra forma. He tenido oportunidad de analizar la realidad de Francia in situ este verano y les puedo asegurar que allí la crisis también se nota y bastante. No solo en la calle sino en los restaurantes y los hoteles. Así que toda esa salida de la recesión puede quedarse en un pluf. La calle es el mejor termómetro de lo que sucede en un país. Y aunque es verdad que allí no hay tantos locales con negocios cerrados o en venta, también muchos jóvenes franceses my preparados preparan sus maletas para salir del país.

La vieja Europa está hecha unos zorros. Los políticos liberales europeos dan una y otra vez vueltas a la peonza de sus recetas dictada por los grandes poderes económicos, pero la realidad es que cada vez los ricos son más ricos y los demás mucho más pobres.

Rajoy es incombustible y ahora con el “peñoncito” trata de respirar algo mientras el señor Bárcenas cavila el siguiente paso.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío

La inclusión como camino: hacia una construcción de la “diversidad inteligente”

La fórmula debe ser la inclusión como camino del desarrollo

El acto de leer

Dignifica y al dignificar permite que las personas vuelen
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris