Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
16º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Reflexión   Literatura   Historia  

Literatura mechada

Por qué demonios no podemos hablar y escribir que desde tiempos remotos La literatura mechada campea con sus sistemas publicitarios y plumas agradecidas
Francisco Vélez Nieto
lunes, 7 de octubre de 2019, 12:18 h (CET)

Una sociedad en la que vivimos o malvivimos adorando dioses falsos. De igual forma que existe carne mechada con guadaña de muerte, también existe, aunque no tan mortal para el cuerpo pero sí para la mente, La literatura mechada.


Una competencia entre distintas editoriales en busca del hallazgo de un tiempo perdido, que no es el de Proust ni por asomo. Una sociedad pringosa en la que chapoteamos. Donde ellos son los que mandan y ordenan, nosotros, los humillados y ofendidos. O bien obedecemos o ingerimos carne mechada. Por qué demonios no podemos hablar y escribir que desde tiempos remotos La literatura mechada campea con sus sistemas publicitarios y plumas agradecidas.


Escritores tan obsesionados por la imagen y los medios de comunicación, que presentan sus novelas con magníficas portadas y reseñas en grandes actos con copa de vino español incluida. Aunque las páginas solamente ofrecen el programado aburrimiento de su egolatría.


Escribió Thomas Hardy, cuando sumaba cuarenta y seis años de edad, El alcalde de Casterbridge, considerada una de sus mejores obras de ficción. Verdad que no fue una valoración desmedida. La lectura de este melodrama, auténtico modelo literario de lo que deberían ser los culebrones, nada lacrimógenos y mucho menos chabacanos y repetitivos. La novela es todo un ejemplo de perfección literaria que certifica con absoluta propiedad su prestigio como novelista trágico con el que hoy día se reconoce su valía.


Un día Narciso descubre que en los múltiples espejos que tenía repartido por toda la casa, no reflejaba su enfermizo ego personal. Entonces comprendió su razón de no ser el elegido y mandó romper todos los espejos. Se quedó solo, señalando el blanco húmedo por la lágrima del pobre.


Al no conseguir aprobar el examen de ingreso como soldado raso en el Ejército de Tierra, buscó amistades solventes, se afilió a un partido político en el que lo nombraron Director General de cualquier cosa literaria con tarjeta de crédito incluidos amoríos y otros gastos personales. Jorge Semprún, autor de Viviré con su nombre, morirá con el mío, fue un intelectual y luchador íntegro en favor de la democracia. Como resistente sufrió en sus propias carnes la miseria de los campos de exterminio. Preciso y transparente, comprometido con su propia creación de alta calidad literaria y humana. Nos ha dejado una obra de valores humanos e históricos conmovedores. Si un tipo cualquiera en la barra de un bar, en la cola de los parados o en la puerta de una iglesia, le cuenta su experiencia en el ejército, no dudes volverle la espalda.

Fue una ministra de cultura, que se quedará en la historia, pues al ser tan poco culta, aunque sí dicharachera, tuvieron que ocultarla ante la opinión pública. Y el partido le otorgó un premio de reconocimiento.


El escritor italiano Italo Calvino afirmó con claridad meridiana: “Un clásico es un libro que nunca termina de decir lo que tiene que decir”, sin embargo para muchos, los clásicos, por lo que se palpa, significan la alarmante llamada a tener que salir de estampida por considerarlos aburridos y anticuados. Huyen de ellos como si apestaran, pues son considerados algo pesado y pasado de moda. Que sí, que están ahí, pero que no merece la pena dedicar el tiempo en leerlos. Alabados aquellos que creen en los mitos de los dioses. A la hora del rezo, unidos como hermanos, modelo y botón muestra de cariño fraternal ¡Hermandad! A la hora de comer, unos comen gandinga y otros lomos asados.


Tras su muerte, el pintor holandés Johannes Vermeer quedó olvidado con tan lamentable desdén que no fue descubierto hasta el siglo XIX. Sus cuadros vagaron de un lugar a otro. Nada extraño en el mundo del arte y la literatura en épocas pasadas, cuando tantos genios y maestros fueron incomprendidos. El pintor flamenco, cuya familia pagaba a los tenderos las deudas de los alimentos con cuadros hoy altamente codiciados, fue exigente consigo mismo hasta lograr obras de una intimidad conmovedora. Lastimosa situación está de cambiar arte por pan y mantequilla. 

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

​Confinamiento, sana distancia, otredad e individualidad

“Soy lo que soy por el otro. Soy yo por lo que soy”

El okupa

Pensaba que la palabra okupa no estaba recogida en el diccionario de la RAE. Pero he podido comprobar que se encuentra ahí

Actividades diabólicas

Si el diablo es un mito, ¿quién es el causante de los males que padecemos?

Hace falta más sentido común

¿Qué está pasando en este país que la mitad está loca y la otra mitad no reacciona?

​Kosovo: Denuncias contra Hashim Thaçi en un momento oportuno

El Prof. Dr. Lisen Bashkurti concedió una entrevista bien amplia al Diario SIGLO XXI (España) sobre la actualidad política y geopolítica en la península Balcánica
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris