Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   El crisol  

Israel suspende el Líbano

Pascual Mogica
Pascual Mogica
jueves, 24 de agosto de 2006, 00:39 h (CET)
Este comentario no pretender introducir nada nuevo en lo concerniente a la última guerra provocada por los semitas en Líbano, si no en incidir en lo que otros han dicho ya sobre el descrédito alcanzado por el ejército israelí y no solamente por su actuación ante civiles desarmados si no por su incapacidad para impedir los ataques de un enemigo carente del material de guerra necesario para competir con los sofisticados medios con que cuenta el ejército hebreo.

Sin duda alguna la resolución 1701 del Consejo de Seguridad de la ONU que ordena el cese de las hostilidades en Líbano les ha venido a los judíos como agua de mayo porque en treinta días de lucha constante han sido incapaces de doblegar a la guerrilla de Hezbolá. Mal muy mal se las debió ver el Gobierno de Israel para pedir a su protector, Bush, que se llegara al punto de aprobar esta resolución y no vetarla como es habitual cuando sobre asuntos de Israel se trata en la ONU. Nunca poblaciones de Israel habían sufrido el efecto destructivo y mortífero de bombardeos como los llevados a cabo por Hezbolá que ha demostrado que tiene capacidad de respuesta.

En todo esto hay algo que me inquieta y me preocupa. Está claro que Israel, apoyado por Bush, va a transgredir cuantas veces le plazca lo que mandata la resolución 1701 y que ya se encargará este de vetar en las Naciones Unidas cualquier iniciativa que intente condenar la rebelde actitud de los israelitas, pero lo que más me desasosiega es que al amparo de Bush, Israel endurezca más su actitud represiva y falta de escrúpulos, con el fin de generar el mayor grado de terror entre sus enemigos. Que nadie piense que el Gobierno israelita no ha sopesado adecuadamente el varapalo que ha sufrido en Líbano, donde ha empleado su armamento más moderno y ha movilizado a decenas de miles de reservistas para al final tener que aceptar un alto el fuego por que estaba con el agua al cuello. Si Israel hubiese visto la más remota posibilidad de salir triunfante en esta guerra con un número de bajas aceptable está claro que no hubiera aceptado resolución alguna. Es muy posible que en los próximo meses podamos ver acciones de guerra por parte de Israel de extrema intensidad y crueldad que nada van a tener que ver con lo que hasta ahora nos han dado a conocer, pero sin duda alguna se ha demostrado que no es tan fiero el león como lo pintan. Tiene, como todos, su punto flaco.

Noticias relacionadas

Procesos electorales

Resulta bochornoso que todavía se cobren ciertos sueldos cuando hay pobreza, miseria y hambre física

Conversaciones de autobús

El pulso de la actualidad en el recorrido de la línea 79

Cuestiones que nos interpelan

“El signo más auténtico y verdadero de espíritu humanístico es la serenidad constante”.

​El equilibrio

El escuchar a los demás y la apertura a los nuevos aires, harán de bastón que nos permita seguir conviviendo con la humanidad

Recuerda: Nada nos pertenece, todo es prestado

​La naturaleza en su conjunto y la humanidad misma, viven en el día con día los embates de la voracidad
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris