Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Análisis internacional   -   Sección:   Opinión

Terrorismo: Amenaza y conveniencia política

Isaac Bigio
Isaac Bigio
jueves, 24 de agosto de 2006, 00:39 h (CET)
Nos encontramos ad portas del quinto aniversario del 11 de septiembre. A medida que se acerca ese día, Londres y Washington no quieren perder la iniciativa ante Al Qaida o ser sorprendidos por un nuevo ataque de éste. Quieren seguir sacando provecho de éste para avanzar a nivel externo e interno.

Cuando faltaba un mes para dicha fecha los servicios secretos revelaron un supuesto complot igual o peor al del 9/11 de 2001. Pocos días después, George W. Bush y Tony Blair presionaron a Israel y a Hezbolá para cesar el fuego en Líbano. Ambos hechos han estado conectados.

Según la información oficial, el macro atentado planeado hubiese buscado golpear no sólo a una, sino a las dos potencias que han invadido Iraq y Afganistán, derrumbando el triple de aviones que el 9/11. La gran novedad que se revela en este plan, así como en el que se preparó contra Londres el 7 y 21 de julio de 2005 es que los perpetradores no son visitantes sauditas, sino británicos nativos. Esto evidencia que la invasión a Iraq, en vez de haber detenido a Al Qaida, ha logrado que esta cale por primera vez dentro de un sector de los 20 millones de musulmanes europeos.

La respuesta de los republicanos de EU es que el enemigo es el "fascismo islámico", en el cual ponen en una sola bolsa, tanto a Al Qaida como a Hezbolá y Hamás. Londres, en cambio, ha estado siempre buscando diferenciar a estos dos últimos y a Irán (con quien están ligados), pues cree que con ellos sí es posible negociar. Para The Economist, Hezbolá venía representando un modelo de partido militar que se va legalizando y acoplando al sistema. Las visión británica ha buscado siempre ir presionando a Irán, Hezbolá y Hamás para que se "moderen", a cambio de lo cual recibirían un mejor trato económico y político.

Sin embargo, la estrategia de Bush es la de presentar a Osama Ben Laden como el gran demonio a usar como centro de sus ataques, pues su fin es imponerse como la potencia dominante en Asia Occidental sacando provecho del inicial repliegue ruso e imponer allí su modelo liberal y de economía abierta a sus inversionistas.

La invasión a Líbano lanzada el 12 de julio tuvo como objeto distraer a la opinión mundial de los reveses que vienen sufriendo en Iraq y Afganistán y utilizar a Israel para que muestre un alto a los envalentonados Irán y Siria.

Así como hace un lustro Bush sacó provecho de la matanza del 9/11 para tornarse en popular lanzando una contraofensiva bélica, esta vez Olmert (quien venía de ganar las elecciones israelíes de enero con apenas un tercio de los votos) usó la cuestión del secuestro de dos soldados hebreos para bombardear. Él sabe que así no podrá erradicar a Hezbolá, pero ello le fue importante para obtener un 80% a 90% de apoyo interno. Ahora, aunque inicialmente se posterguen nuevos repliegues de Cisjordania, Olmert se irá prepararando para hacer lo mismo que Sharon hizo después de bombardear Gaza y asesinar a los dos jefes de Hamás: ordenar una ‘desconexión’ de ciertas zonas palestinas después de haber mostrado su fuerza.

El plan de Israel es de replegarse a unas fronteras seguras que ellos mismos han trazado y fortificarán con muros. Mientras tanto, se debe mantener a raya a los antisionistas de Palestina y Líbano con incursiones que busquen evitar que ellos se doten de fuerte armamento.

La conjura del complot de Londres ha sido de gran utilidad a Londres y a Washington. Blair, quien se sentía jaqueado dentro de su propio partido en torno a Israel, logró primero mostrar la eficacia de sus servicios secretos y luego imponer un cese al fuego en Líbano. Ahora aprovecha ello para buscar avanzar en su agenda de más coerciones a las libertades individuales y a la inmigración en aras de la seguridad y para pedir a sus partidarios que no busquen sacarlo del premierato en la conferencia anual del 24-28 de septiembre. De allí que muchos sectores duden de tales anuncios de planes revelados y sospechen que tras ello hay el intento de crear un clima psicosocial que justifique a Blair y a sus medidas. Sin embargo, la media británica concibe que la amenaza ha sido real.

Si el 9/11 permitió que Bush galvanizara a la opinión pública local y mundial para desatar una ofensiva global, un nuevo macro atentado en EU o el Reino Unido sería algo que podría conducir a la opinión pública en otra dirección echándole la culpa al gobierno por ser incapaces de evitar la matanza y por haber hecho crecer a Al Qaida con sus guerras.

Al querer poner a todos los nacionalistas musulmanes en un mismo pozo (igualando a quienes son movimientos populares que resisten ocupaciones extranjeras con Osama Ben Laden), Bush sabe que levanta a Ben Laden y que provoca un "choque de civilizaciones", pero su estrategia pasa por ello. Al Qaida bien puede valer de chivo expiatorio para avanzar sus intereses geopolíticos en el Asia Occidental y para justificar internamente nuevas medidas de seguridad y controles migratorios (incluyendo la creación del supermuro ante México).

Noticias relacionadas

Qué explicaría la visita de Xi Jinping a Panamá

Panamá no constituye ejemplo de gran o mediana potencia

¿A quién voto en las próximas elecciones andaluzas?

Los socialistas han gobernado en Andalucía desde 1982 sin interrupción y no hemos salido del vagón de cola

Macron y Mohammed 6 en tren de alta velocidad

Mientras otros países del Magreb se resisten a la modernidad, Marruecos se suma a la carrera espacial y viaja en trenes de alta velocidad

¿Hacia un Brexit traumático?

La irrupción de fuerzas centrífugas consiguió la victoria inesperada

Interior del Ministro de Interior

​Desayuno de Europa Press con el ministro de Interior Grande-Marlaska en el hotel Hesperia de Madrid. Llegué con adelanto y atendí el WhatsApp: “¡Vaya espectáculo!.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris