Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   Cosas mías   -   Sección:  

El ‘Kaká’ era Diarra

Rodrigo Gil-Sabio
Rodrigo Gil
martes, 22 de agosto de 2006, 21:28 h (CET)
No albergo el menor rastro de duda: el Kaká era Diarra. Fabio Capello –consciente de las limitaciones negociadoras de los señores Calderón y Mijatovic- está diseñando un frontón para frenar las embestidas de los Ronaldinho, Etoo, Messi, Deco y compañía. Sabe que sin Kaká, el Real Madrid depende (además de las carreritas de Ronaldo y la puntería de Van Nistelrooy) de un eje defensivo destructor para replicar esta temporada a los campeones de Liga y Champions, títulos que anhela el madridismo desde hace tres años.

La jugada de Cannavaro y Emerson fue astuta, pero aún más la de Frank Rijkaard, que contraatacó este verano con Zambrotta y Thuram, dos gallos mundialistas de tronío que le van a dar más equilibrio a un Barça excesivamente equilibrado. Por tanto, este año vamos a ver más estrellas que nunca de medio campo para atrás. Que nos estamos ‘italianizando’, vaya.

El típico tópico de que la Liga es cosa de dos va adquiriendo carta de naturaleza. Bueno, mejor dicho, de uno, porque el nuevo SuperBarça es aún mejor que el de hace tres meses. Sin duda, va a marcar la pauta de una Liga en la que también postula el Real Madrid y, en menor grado, Valencia, Villarreal y Sevilla, sin olvidar al Deportivo o al Osasuna de turno.

El Madrid necesita dar un golpe de mano a esta Liga 2006-07 encadenando puntos y, sobre todo, generando ilusión. Difícil va a ser teniendo en cuenta que la parroquia blanca ya conoce como se las gasta Capello, un técnico de ‘libreto’ al que el 1-0 le vale, pero que en el Bernabéu es un resultado molto pericoloso, como diría el eterno Juanito.

Lo que sí está claro es que se trata de la última oportunidad para reivindicarse de Roberto Carlos, Ronaldo y Raúl, que en las tres últimas temporadas no han sabido (o no han podido) tirar de un carro históricamente tan pesado como el merengue. Ahora que no hay tanto nombre -Zidane- habrá que ver como se las apaña el hombre –Diarra- para soldar un equipo roto en el centro del campo que ha sembrado aún más dudas este verano. Todos los madridistas -cansados de esperar a Kaká, Cesc y Reyes- deben estar con la mosca.

Bueno, todos menos uno. Íker Casillas tiene motivos sobrados para estar contento: Cannavaro, Emerson y Diarra no son arietes, que digamos. El señor Calderón ya tiene a su Kaká de turno, lo que pasa es que éste mira más a su portería que a la contraria.

¿Dónde están las tres grandes promesas electorales al socio madridista, don Ramón?

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris