Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Ambulancias en Madrid

Almudena Pérez Barceló (Madrid)
Redacción
domingo, 20 de agosto de 2006, 06:00 h (CET)
Hoy hace ya tres meses, ¡que barbaridad! Si parece que fue la semana pasada, cómo pasa el tiempo. Pasa rápido sin darnos apenas cuenta y no cura las heridas como dicen.

A mi por ejemplo, sigue faltándome un trocito de corazón, ese trocito que él llenaba cada día con sus cosas de padre, - Qué no llamas, siempre tengo que llamar yo-, - Qué tal estáis, es que claro como no llamas, no se como estáis -, - que digo yo, que podías llamar tu alguna vez,¡que si no es por mi...!-, bueno ya sabéis a que me refiero, ese reclamar cariño veinticuatro horas al día, más desde su jubilación forzosa. Esta fue debida, a que su maltrecho corazón no quería trabajar, se había gastado demasiado deprisa, de tanto querer a sus niñas.

Hoy hace ya tres meses, ¡que barbaridad! si parece que fue la semana pasada, cuando a las siete y cinco de la tarde, llamamos al 112 para que viniera el médico de urgencias. El buen hombre vino y dijo que había que llevarle enseguida al hospital. Él mismo llamo a la ambulancia, pero cuando esta vino, sorpresa, - Señor no podemos llevarle al hospital Ramón y Cajal -, donde mi padre tenía su historial, -solo podemos hacerlo al hospital Gregorio Marañón- el médico de urgencias que seguía en casa, llamo de nuevo a otra ambulancia, esta vez indicando que el enfermo, debía ser trasladado urgentemente al Ramón y Cajal. A las ocho y media de la tarde vino otra ambulancia la cual le traslado al hospital indicado. A las nueve y cinco de la noche, mi padre ingresaba cadáver, en el tan ansiado hospital.

Hoy hace ya tres meses, ¡que barbaridad! si parece que fue la semana pasada, desde entonces me hago la misma pregunta, si la primera ambulancia le hubiera trasladado al Ramón y Cajal, ¿seguiría vivo mi padre?, o ¿quizá era su día?, eso creo que nunca lo sabré, hasta si, como muchos creen, un día nos volvamos a encontrar en un lugar mejor, donde él este perfectamente sin oxigeno, sin ahogos, sin dolor de corazón, sin cicatrices, cuando él vuelva a ser él.

Hoy hace ya tres meses, ¡que barbaridad! Si parece que fue la semana pasada.

Noticias relacionadas

Interior del Ministro de Interior

​Desayuno de Europa Press con el ministro de Interior Grande-Marlaska en el hotel Hesperia de Madrid. Llegué con adelanto y atendí el WhatsApp: “¡Vaya espectáculo!.

El acto del reconocimiento de gobiernos

Las principales doctrinas sobre reconocimiento de gobiernos

Alcoa y el abandono de Asturias

El presente y el futuro industrial y económico de Asturias están en el aire

Hacia la caverna

El oscurantismo sigue siendo demasiado moderno

Equidistancia

Entender la vida como una confrontación permanente es algo terrible. Supone enfrentarse a cada una de las facetas de la realidad con un pensamiento dicotómico
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris