Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   La tronera  

¡Qué simplona, Narbona!

Jesús Salamanca
Jesús  Salamanca
domingo, 20 de agosto de 2006, 06:00 h (CET)
La ministra de Medio Ambiente se ha pasado tres pueblos con sus comentarios y acusaciones. Deslenguada habitual, se ha llevado las críticas más ácidas de los medios de comunicación y el rechazo de un amplio sector de la población. Su reiterado cinismo, falta de talante y repetidos “numeritos” en los últimos tiempos le han hecho perder aceptación entre la ciudadanía, emborronando su imagen de persona pública.

Ese no saber estar de la ministra Narbona le ha llevado también a “desarrollar” la teoría respecto a que el analfabetismo gallego impulsa a la piromanía. No descansa de decir barbaridades. Según ella, los habitantes de las zonas subdesarrolladas padecen extrañas patologías que les impulsa a prender fuego al monte. Dicho de otra forma: el bajo nivel sociocultural de ciertas aldeas gallegas favorece la proliferación de pirómanos. Vamos que en Galicia aún deambula mucho cazurro suelto. Esta mujer acabará cabreando a las meigas. Hace unos meses también acusó a los murcianos y a los valencianos de malgastar el agua. ¡Qué nivel, Maribel!

No para de meter la pata. Debería matricularse en la nueva asignatura que impondrá la LOE: “Educación para la ciudadanía”. Ahora entiendo el empeño de Rodríguez Zapatero por esta materia. De qué le sirve a la ministra su supuesto alto nivel cultural, si carece de lo esencial y actúa como la niña “pija” de turno. Así actúas, así son los saludos que recibes, como los que le hacían por la calle en Galicia: “¡Eres una simplona, Narbona!”

El ridículo que estos días ha acompañado a la ministra de Medio Ambiente se completa con la foto donde aparece en el monte con tacones finos. Es para reírse y no parar. A saber de qué se hubiera vestido la ministra de cultura. Pero ese es otro tema. La imagen de los tacones es para sonrojarse. Señora o señorita ministra, como dice el chiste: gracias por ser ministra de Medio Ambiente y no hacerse cargo del otro medio. Pero que nadie olvide la imagen de Núñez Feijóo con una manguera de jardín: con eso no apaga ni un cigarrillo. La imagen, la imagen,…¡cómo la malgastan algunos!

Antes o después deberá aclarar la ministra lo de la “trama orquestada”, si es que existe. Siembra dudas, que algo queda. Acusar a miembros de los retenes que no han sido contratados esta temporada es un atrevimiento desmedido. No se puede “hablar de oídas”, ni decir gratuitas tonterías. Si cuenta con las pruebas necesarias sobre la autoría de los despechados brigadistas, lo que debe hacer es denunciarlo en el juzgado. Y si no es así, hay que saber callarse: no es ético ir sembrando dudas y sospechas. Nuestra ministra no ha hecho los deberes encomendados por el presidente Rodríguez Zapatero, además de que las cañas se le han vuelto lanzas en el caso del brigadista detenido y candidato del PSdeG.

Cristina Narbona, todavía ministra de Medio Ambiente, lenguaraz y despechada, no ha sabido afrontar la gravedad de la situación, por lo que como ministra se ha convertido en un peligro público; máxime si no ha sabido conformar un equipo que le ponga al día, respecto a la cantidad y nivel de ayudas existentes en la UE para desastres como el acaecido en Galicia, producto de nuevas estrategias e inéditas actuaciones que configuran el llamado “terrorismo forestal”.

Noticias relacionadas

Proverbio árabe

Podemos lleva cuatro años atacado furibundamente por todos

La lista electoral como arma

​En el momento político actual, parece que en algunos partidos está ocurriendo lo mismo: La facultad-arma de hacer listas electorales condiciona todo

Torra burlándose del Gobierno, la Junta electoral y España. ¡Cáspita!

El señor P.Sánchez y su gobierno, con la señora Celaá de encubridora oficial de chanchullos, no han hecho, hacen ni harán nada para parar al independentismo del señor Torra. Tienen demasiado que perder

Naturaleza humana

Existen muchas formas de entender la naturaleza humana

Virtualidad progresiva

Por fortuna, la civilización asienta sobre numerosos pilares, sumando incuestionables conquistas en un progreso evidente
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris