Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Momento de reflexión   -   Sección:   Opinión

Adicción precoz

Octavi Pereña
Octavi Pereña
jueves, 17 de agosto de 2006, 00:27 h (CET)
Según un informe, los motivos que inducen al consumo de éxtasis son: 19,6% para bailar, 21,5% para tener nuevas sensaciones, 41,3% para divertirse, 17,6% otros motivos. Si estos resultados pueden aplicarse a otras drogas y creo que sí, lo que provoca la ingestión de estupefacientes es la insatisfacción espiritual que se esconde en las profundidades del alma. Debido a las tensiones familiares que se intensifican, el abandono que sufren los niños y adolescentes y de las presiones ambientales, la insatisfacción espiritual se acusa más tempranamente. Esto hace que la edad del inicio del consumo de drogas legales e ilegales empiece a una edad más precoz.

Manuel, que había estado enganchado en el éxtasis y que después se pasó a l’hachís, comenta: “Lo primero que debe hacerse para desengancharse de la droga es darse cuenta de que uno está enganchado”. Aquí es donde se encuentra el problema ya que la realidad es de que son muy pocos quienes creen que están atrapados. A menudo se escucha: “Lo puedo dejar cuando quiera”. “Lo controlo”. Lo cierto es que la droga controla y cuando uno decide dejarla ya es demasiado tarde: Los daños cerebrales y físicos son irreversibles. Si la droga no llega a matar, las secuelas síquicas y físicas son para toda la vida.

Las estadísticas afirman que el consumo de drogas legales e ilegales comienza a una edad cada vez más precoz. Ignacio Calderón, director de la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción asegura que “El típico discurso contra las drogas no funciona”. La evidencia del fracaso es incuestionable. Los anuncios televisivos que dramatizan la conducción temeraria, de la que en buena parte la causa la ingestión de estupefacientes y alcohol y que a menudo termina en accidente, no hacen disminuir la conducción incívica. Pienso que la lucha contra el consumo de drogas, legales e ilegales, no debe centrarse en los factores negativos que producen este consumo, sino en las carencias espirituales que lo inducen.

Con conocimiento de causa se afirma que el consumo de drogas empieza cada vez más en una edad más precoz. ¿Cuáles pueden ser las causas que contribuyen a agravar su consumo? Se han de examinar los orígenes de los trastornos que hacen avanzar el inicio de que los niños prueben las drogas. No pongo en duda que los trastornos familiares juegan un papel muy importante. Son muchos los niños que pasan por el conflicto que supone la separación de sus padres, que han de convivir con personas desconocidas que no son su padre o madre, ni hermano o hermana. Esta convivencia forzada con personas no deseadas ocasiona problemas sicológicos a los que no se encuentra solución. Le debemos añadir la violencia escolar. No se debe olvidar el hecho de que los niños, debido a las largas jornadas laborales de sus padres, se conviertan en personas que llevan colgada la llave en el cuello, llegan a casa y la encuentran vacía, no encontrando la protección que su personalidad en formación necesita.. El escapismo vía drogas aparentemente es la manera más fácil de encontrar solución a los problemas emocionales que perturban las mentes infantiles y adolescentes.

La forma de vida de los adultos, se quiera o no, repercute para bien o para mal en la salud mental de los pequeños. El egoísmo de los progenitores que hace prevalecer los intereses personales sobre los de la pareja e hijos lleva a unos enfrentamientos que nunca terminan bien. Los hijos, el punto más débil de la familia son los que primero se resienten.

A pesar de que sea predicar en el desierto, los cristianos no nos hemos de cansar nunca de anunciar a tiempo y a destiempo el mensaje restaurador de Cristo porque es la única buena noticia que deben escuchar los padres capaz de ayudarles a rehacer sus vidas, a orientarles, a saber poner en el lugar correspondiente las prioridades. En definitiva, a convertir un hogar inhabitable porque es un campo de batalla en donde nadie se entiende y todo se quiere solucionar a gritos, en un oasis de serenidad y de sosiego en donde los hijos encuentren el clima idóneo para el desarrollo harmonioso de su personalidad. Se presentarán problemas, no cabe duda. Estos se encararán con la serenidad y tranquilidad que proporciona el Cristo que vive en los corazones paternos. El resultado jamás será la bancarrota en que se encuentran muchas familias y que no hace distinción de clases sociales.

Noticias relacionadas

Thanksgiving’s day

El Black Friday será una marabunta de compradores compulsivos de unas rebajas que no tengo yo muy claro que sean tales

El otro 20N

En la actualidad sigue el mismo partido y otros que mantienen el ideario antidemocrático y fascista

Estrasburgo y la exhumación de Franco. Torra y sus ínfulas

Socialistas y soberanistas catalanes quieren morder un hueso demasiado grande para sus quijadas

En cada niño nace un trozo de cielo

Un privilegio en el ocaso de nuestros andares y una gracia

Por fin

Ya era hora. Por fin han valorado el buen hacer de los malagueños
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris