Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

¡Inútiles cariños! Narbona y Touriño

José Luis Palomera
Redacción
jueves, 17 de agosto de 2006, 00:27 h (CET)
Narbona, porque eso de “medio ambiente” como que no, ella siempre ha deseado “el ambiente entero”. Lo de Touriño morriño es de “Sombra, Oh sombra pura” -Machado-. Si quemarse como se ha quemado Galicia no supone el cese fulminante de quien cobra porque no ocurra, pues eso... apaga y vámonos.

Sería demagogo por mi parte echar la culpa a la bronceada Narbona o al presidente de la Xunta, que en vacaciones no parece que se xuntan, sin embargo, él cobra de los gallegos, Narbona incluso de los pasiegos, y su obligación es rendir cuentas de sus actuaciones.

Galicia, norte de España, rodeada de litorales no puede padecer jamás de los jamases el dramático incendio que arrasó corazones, lágrimas y belleza irreparable. Si esto continúa así, que continuará, un año no muy lejano España perecerá víctima de un incendio imposible de detener.

Yo sin ser presidente ni de mí mismo, hace años que vengo dando la solución al mayor peligro de la “España Verde”: Si queremos proteger a los bosques, en primer lugar, hay que parcelarles, controlarles y preservarles. Tenemos miles de presos “tocándose el haba”, viviendo a cuerpo de rey a cuenta del pueblo. Si su presidio es el pago a la sociedad, qué mejor pago que organizarse y emplearlos en el adecentamiento de los bosques, todos tenemos que trabajar nuestras ocho horas para poder vivir... En el caso de Galicia el agua del mar debe de canalizarse hacia los montes y zonas verdes más accesibles a las grandes masas forestales. Corta fuegos y caminos han de hacerse a distancias que se puedan asumir en caso de incendios, si a esto le unimos sistemas electrónicos de avisos y la contratación de guardas forestales suficientes..., habremos conseguido en unos pocos años ganar la batalla al fuego enemigo número uno de nuestro futuro.

Estas medidas que considero posibles, sin grandes revoluciones ambientales sociales o económicas nos aseguran el control del pulmón de donde respira toda la sociedad.

Si los “verdes” quieren un bosque natural y agreste, yo también, pero prefiero un bosque controlado que un bosque quemado, sin duda alguna.

Sin embargo, se continúa errando una y otra vez, la dependencia de políticas que una gran mayoría del pueblo tiene no dejan ver detrás de los matorrales, por eso el incendio acaba por propagarse.

Un ciudadano que quiera dedicarse a gobernar un pueblo debe de saber, como mínimo, gobernarse él pero Touriño como otros de partidos varios, apenas sabe figurar, Narbona pasear y los ignorantes de los ciudadanos votar, y así nos va. Hoy, Galicia, tierra brava del norte, agoniza chamuscada, el año que viene volverán a chamuscarla y en unas décadas se la conocerá por “el desierto Gallego”, hay que jo-der-seee...

En este país, todo político sirve para todo. Narbona, antes de ser ministra de medio ambiente, el único incendio que vio de cerca fue el fuego de su confortable chimenea.

Touriño ante de ser presidente de toda una comunidad, apenas había dirigido la comunidad de su portal..., y así nos va. Que no, que no, que los políticos lo primero que tienen que hacer es participar en lo que de verdad sepan. Por poner un ejemplo, la ministra de agricultura y pesca lo más que sabe de pesca es que los peces mueren por la boca y de agricultura que el azúcar se hace con caña, que no tiene nada que ver con la caña de pescar... ¿Dónde vamos así?

Mientras al político no se le exija al menos saber hace un nudo a los cordones, a las corbatas de sobra saben, pereceremos entre políticos “abundios” con mucha flema y sonrisas grandes que se pasean por los ministerios para desgracia de los ciudadanos.

Un político, no es nada más que un ciudadano medio con una osadía tremenda.

Pero eso no es lo que necesita un pueblo que quiera avanzar, crecer en la inteligencia. Si un pueblo desea avanzar debe de votar gestores, los mejores gestores para cada puesto, gentes con experiencia en sus cometidos, los mejores de los mejores, lo demás es hacer el canelo, votar como borregos y luego, ya ven lo que hemos tenido, tenemos y seguiremos padeciendo mientras no se procure el hierro para los herreros y la madera para los carpinteros. Juzguen ustedes mismos y sólo piensen si tengo o no lógica razonada para decir lo que digo.

Noticias relacionadas

Los candidatos a primer ministro se reducen como huevo

Si Johnson sale electo primer ministro él no ha de tener para nada fácil el nuevo terreno

¿Nueva evangelización?

¿Cuesta mucho decir: Sólo Jesús salva?

¿Quién elegirá al nuevo gobernante de UK?

​Al final va a ser la militancia conservadora la que elija al nuevo primer ministro

​El valor y la noble vocación de la política municipal

La política en general, hoy puesta en dudas con el telescopio de los hooligans de la verdad absoluta, es un mal negocio

​Deslegitimando a la homofóbia: El argumento del segmento cultural para desnudarlo tal cual es

​Por muchos años, la cultura hegemónica del heterosexual construyó un discurso en el sentido de que la homosexualidad era una enfermedad
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris