Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

El consumo

Francisco Arias Solís
Redacción
jueves, 17 de agosto de 2006, 00:27 h (CET)
“¡Qué blanca lleva la falda
la niña que se va al mar!
¡Ay niña, no te la manche
la tinta del calamar!”


Rafael Alberti

Las actitudes consumistas de los primeros años, entre los 6 y los 10 años, se desarrolla en función de la publicidad y de las decisiones de sus padres. Sin embargo, a partir de esa edad , el entorno de consumo se amplia y se dejan influir también por los que opinan y tienen sus amigos. Al mismo tiempo aumenta el interés de los pequeños por manejar dinero, inexistente en los primeros años de la infancia.

La ropa es uno de los primeros territorios en los que los chavales actúan independientemente en su elección y presionan a los padres a la hora de elegir marcas. Su gran objetivo se convierte en conseguir del siempre receloso bolsillo paterno lo que quieren: esa y aquella marca que también tiene su amiga o amigo.

Ninguno de ellos busca la calidad de las prendas de vestir, tan sólo les importa las etiquetas. Aquí es donde se producen los primeros “chantajes”.infantiles. Si los mayores les compran ropa que ellos no han elegido o les disgusta, amenazan a los padres con no ponérsela.

En cuanto a otras compras, las más habituales se refieren a temas domésticos: Los tradicionales “recados” donde los más pequeños comienzan a desarrollar una educación consumista mediante la observación. Lo mismo ocurre, cuando van con sus padres a hacer compras alimenticias, presionando a los mayores para que compren aquellos alimentos de su preferencia, dejándose llevar por la publicidad, los envoltorios y las modas.

El dinero, algo que en un principio carece de interés para los más pequeños, se convierte a partir de los diez años en una necesidad. Las fuentes de ingresos son muy variadas, desde las propinas por hacer algún trabajo en casa, las recompensas económicas por los aprobados, el dinero recibido por el cumpleaños, la paga semanal que puede oscilar entre los seis y diez euros, cantidad que no incluye el goteo de dinero que significa para los padre la compra de bollos para la merienda o los cines.

Lo más normal es que los niños dediquen sus ingresos habituales, cuando son pequeños, a golosinas, cromos y juguetes de poco valor. A partir de los diez años este dinero se destina a hamburguesas o pizzas, los platos favoritos de los niños. Los ingresos extraordinarios más cuantiosos, lo dedican a compras más caras, como son videojuegos. En algunas familias, los ingresos extraordinarios de los pequeños se colocan en una cartilla de ahorro.

Para los padres el deseo consumista de los pequeños se relaciona con los objetos que hay en el mercado, por lo que detectan una falta de imaginación de sus hijos. Además, manifiestan que la influencia de la publicidad es total a la hora de consumir. Sus prendas de vestir, sus juguetes y demás productos son elegidos por los pequeños en función de la publicidad.

En definitiva, para los niños consumir es intercambiar un producto por el dinero y repetir hasta la saciedad, la tan odiada frase de: “¡quiero eso!”. Algunos padres dirán como el poeta: “Como quien oye llover / te estuve escuchando tanto / que no te pude entender”.

Noticias relacionadas

Digerir con fortaleza la adversidad

“La emergencia humanitaria es imprescindible y habrá de dotarse de recursos suficientes para dar decisiva respuesta a estas sendas de reveses, que multitud de veces nos acorralan a todo ritmo, sin dejar piedra sobre piedra”

Urgencia nacional

“Es urgente y necesario que socialistas como Felipe González, Alfonso Guerra y quienes como ellos se han pronunciado públicamente en contra de esa temible alianza, detengan desde dentro del partido socialista esta peligrosa deriva…”

¿Cómo justificará Iglesias gobernar con los corruptos del PSOE?

​Don Pablo Iglesias, el del abrazo de oso al culminar el trato con Sánchez ha conseguido, en definitiva, aquello que ya daba por perdido

Pedro Sánchez se ha quedado mudo

Suerte que la sentencia no ha salido antes de las elecciones porque hubiera sido un baldón para el PSOE en los resultados finales

¿Qué se hizo de aquellos que vociferaban contra el Gürtel?

“Un demagogo es aquél que predica doctrinas que sabe que son falsas, a personas que sabe que son idiotas” H.L. Mencken
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris