Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Micro abierto   -   Sección:   Opinión

Cada año sopla el mismo viento

Pelayo López
Pelayo López
lunes, 14 de agosto de 2006, 22:01 h (CET)
Aunque parezca mentira, lo de que “sólo nos acordamos de Santa Bárbara cuando truena” parece volver a cumplirse, lamentablemente y sin remedio, un verano más. Hablamos, claro está, de la dramática situación que se vive en numerosos focos de nuestro país, nunca mejor dicho, en relación con los voraces incendios que están desolando, sobre todo, la Galicia rural, aunque estos días incluso más la urbana, y la consiguiente angustia que están pasando las personas que, con impotencia, hacen frente a los gigantes de fuego con minúsculas ramas de árbol o insignificantes chorros de agua.

O al menos eso parece, porque si nos adentramos algo más, si aplicamos ese zoom de la curiosidad innata que todos poseemos, descubriremos que quizás no es del todo cierto. El número de hectáreas arrasadas en lo que va de año es considerablemente inferior al de épocas pasadas, una situación en la que factores como una mejor conservación del estado de nuestras masas forestales debe de haber jugado a su favor. Sin embargo, ¿qué pasa para que se produzca una situación así? ¿Cuáles son las causas de tantas le(n)guas de fuego?

Parece constatado que únicamente un porcentaje mínimo de los incendios son fortuitos, que la mayoría dependen del factor humano, bien accidental o intencionado. Una colilla o una barbacoa pueden sembrar el desastre en los bosques. Sin embargo, más preocupantes resultan los provocados por problemas mentales –los expertos dicen que pirómanos “reales” existen pocos- o por oscuros propósitos, que si revanchismos laborales, que si especulaciones urbanísticas… Precisamente eso, especular, y mucho, es lo que hacemos todos, porque, según atestiguan fuentes jurídicas, resulta extremadamente complicado condenar a alguien por este tipo de delito sino es pillado, como suele decirse, “con las manos en la masa”. Así que para no seguir cimentando el “humo” del desconcierto y de la especulación, aprovecharemos para señalar, eso sí, la similitud entre esta pandemia veraniega y la realidad política.

Encendamos la cordura, señores políticos, no hagamos leña del árbol caído, o quemado en este caso. Apliquemos las mangueras en la misma dirección, contra el fuego, y no derrochemos esfuerzos innecesarios en rifirrafes partidistas que de nada sirven al ciudadano que lo padece en sus propias carnes. Los dardos encendidos, sobre el suelo reseco, son peligrosos, así que, visto lo visto, habrá que seguir siendo precavidos, habrá que limpiar la maleza y delimitar cortafuegos para que las llamas no salpiquen más de lo que ya lo han hecho, porque los animales intuyen el peligro y huyen prestos en caso de incendio. Por mucho que se sofoque un fuego, el viento puede reavivarlo. Por eso, ante los miles de “Ícaros” anónimos que despliegan heroicamente sus alas a ras de tierra, uno, aunque no sea caballero, se quita la capa y el sombrero y les hace reverencia. Parece mentira que se repita el mismo drama cada verano, porque todos sabemos que cada año sopla el mismo viento.

Noticias relacionadas

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal

Los ejes sobre los que Hitler construyó el Nazismo

La historia que sigue después es conocida, y sin embargo sus promesas nunca fueron cumplidas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris