Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

Fidel Castro y los Estados Unidos

Piotr Nikolski
Redacción
lunes, 14 de agosto de 2006, 22:01 h (CET)
Ayer, 13 de agosto, cumplió 80 años el patriarca de la política mundial, Fidel Alejandro Castro Ruz o, simplemente, Fidel, como lo llamaban desde los tiempos de la Revolución cubana sus partidarios, y también sus enemigos. De estos últimos, los más importantes son los que viven en EEUU, país que en un reciente discurso Castro denominó irónicamente “vecinito del Norte”.

El día de su aniversario Castro difundió un nuevo mensaje al pueblo cubano en el que prometió luchar por su salud, y advirtió que hay que estar "siempre listos para enfrentar cualquier noticia adversa". Por primera vez en la historia de Cuba, el 31 de julio, Castro, la persona que más tiempo lleva en el poder en occidente con excepción de la Reina Isabel de Inglaterra, delegó provisionalmente sus cargos de Comandante en Jefe, Secretario del Partido Comunista de Cuba y Presidente del Consejo de Estado en su hermano Raúl, mientras convalece de una intervención intestinal.

De todos los líderes políticos hoy en el poder solamente de Fidel puede decirse que ganó a los estadounidenses en todas las batallas. Primero, en 1959 derrocó al régimen títere pronorteamericano de Batista. Luego, en 1961, infligió una rotunda derrota a los invasores en Bahía de Cochinos. Más tarde salió con vida de varios atentados, los cubanos dan una cifra astronómica, más de 600, pero incluso si es una exageración inverosímil, y si de esa cifra se eliminan todos los ceros, seguirá siendo impresionante, porque sus autores no fueron novatos, sino agentes de servicios secretos, auténticos profesionales. Por último, tras la desintegración de la URSS, cuando Cuba se quedó sin la ayuda soviética, en el contexto del permanente bloqueo económico, la Cuba de Castro fue capaz, como mínimo, de empatar el duelo con la propaganda norteamericana incluso cuando comenzó la fuga masiva, rumbo a EEUU, de cubanos descontentos. Como experto en luchas orientales, el líder paró el golpe pasando al contraataque: envió a tierra enemiga y a manos llenas no sólo a la oposición, sino también a la hez delictiva cubana. Es decir, obsequió a su “vecinito del Norte” con la mafia cubana como si EEUU no tuviera suficiente con la suya propia. Por eso Fidel puede permitirse el lujo de ironizar de una manera condescendiente con respecto a EEUU. David ganó el combate a Goliat, y en más de una ocasión.

A Castro no se le puede querer, tal vez incluso se le odie, pero para ser objetivos hay que reconocer varios hechos indiscutibles.

La Revolución cubana no derrocó una democracia, sino al corrupto dictador Batista. Según todas las leyes democráticas escritas o no escritas, el pueblo cubano tenía derecho a rebelarse contra semejante régimen, y Fidel ayudó a los cubanos a hacerlo. Un hecho elocuente: tras el desafortunado desembarco de los revolucionarios en Cuba, de los 82 iniciales sólo quedaron con vida doce, entre ellos Fidel, su hermano Raúl y Che Guevara. Esos doce fueron capaces de derrocar al Gobierno. Está claro que sin un amplísimo apoyo popular hubiera sido imposible conseguirlo.

Al principio Castro no era comunista y sus relaciones con el partido comunista cubano no eran de las mejores, ni mucho menos. Quienes hicieron comunista a Fidel fueron los norteamericanos que en aquellos años cometieron uno de los errores políticos más garrafales del siglo XX. Fueron ellos los que, al no prestarle oído, lo arrojaron en los brazos de la URSS.

Pero aquí vale la pena hacer una precisión. Pese a la dependencia económica, Castro, a diferencia de la gran mayoría de los regímenes socialistas, no se convirtió en títere del Kremlin. Se le puede acusar de exportar la Revolución cubana al continente latinoamericano, o evaluar desde una óptica distinta el papel que Cuba desempeñó en el Movimiento No Alineado. Pero era su propia opción, no una ajena. La Unión Soviética influía a su manera sobre América del Sur, y los cubanos lo hacían a la suya. En algunos momentos esos dos torrentes se cruzaban, no siempre ni en todo, y a veces eran francamente opuestos el uno al otro.

Podemos llegar a decir que hasta cierto punto el romanticismo inherente a los primeros años de Revolución dio un nuevo impulso al socialismo ya caduco y burocratizado de la URSS. A ojos de muchos jóvenes soviéticos, las enérgicas y originales figuras de Fidel y Che Guevara, inevitablemente comparadas con las de los clásicos burócratas soviéticos, rehabilitaron la idea socialista. Ellos dos infundieron en muchos una renovada fe en el “socialismo sin corbata” impregnado del desvelo por el hombre. Naturalmente, era una ilusión que poco a poco se esfumó a medida que se fue anquilosando el propio régimen castrista. Lo pasado, pasado. Procede señalar que el recuerdo del Che (tuvo suerte de abandonar ese mundo sin ser afectado por la roña administrativa) perdura en la mente de algunos políticos rusos muy influyentes, aunque son recuerdos no tanto del Che real como de su personaje mítico.

Por más que los historiadores soviéticos se esforzaron luego en atribuir raíces bolcheviques a la Revolución cubana, no hubo nada de eso. Lo sucedido en Cuba hunde sus raíces por entero en la historia latinoamericana. Sólo más tarde, al lado del retrato del cubano José Martí aparecieron (por cortesía) los de Marx, Engels y Lenin, pero estos tres no sirvieron de aliciente al joven Fidel ni hicieron la Revolución con él.

Todo lo dicho es pura verdad. Sin embargo, también es verdad que al ganar las batallas a todos sus enemigos, hace mucho que Fidel perdió la guerra. La vía socialista a la que lo empujaron los norteamericanos no trajo prosperidad ni verdadera democracia a los cubanos.

La suerte del sucesor de Fidel no será envidiable, porque el actual régimen de Cuba no sólo es autoritario sino también “basado en la autoridad”. Dicho en otros términos, un régimen que se mantiene no sólo por el temor que infunde, sino también porque muchos cubanos creen sinceramente en la infalibilidad de su guía. Pero esa fe no se transmite por herencia, ni siquiera al hermano del comandante. Para la mayoría de cubanos Fidel sigue siendo intangible, mientras que Raúl es un simple mortal; además, no es mucho más joven que su hermano. Por todo ello, el régimen cubano se parece cada vez más a la agonizante etapa gerontológica de la historia soviética, pues en el decenio próximo también a Cuba la esperan grandes cambios.

La contradictoria era de Fidel Castro termina. Ha terminado ya. Aunque, al parecer, el propio protagonista no quiere darse cuenta.

____________________

Piotr Nikolski, para RIA Novisti.


Noticias relacionadas

Borrell en retirada o táctica del PSOE

Pátina de sensatez capaz de equilibrar unos nombramientos en su momento tomados como extravagancias

Plagscan desmiente a la Moncloa y R.Mª.Mateo censura la TV1

Un gobierno enfocado únicamente a conseguir mantenerse en el poder

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris