Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Poética andaluza

Francisco Arias Solís
Redacción
lunes, 14 de agosto de 2006, 22:01 h (CET)
“El Sur
es eso:
una flecha de oro,
sin blanco, sobre el viento.”

Federico García Lorca

No a otra razón que al olvido, a la folklorización y al decidido empeño que demasiados andaluces han puesto en ello, se debe el que casi nadie pueda llegar a asimilar que, gran parte de las directrices estéticas que caracterizan al arte español y lo califican internacionalmente tengan sus raíces más vivas en Andalucía. No olvidemos que, en el aspecto exclusivamente poético, al menos un siglo antes de que se pueda hablar de poesía “castellana” , ya existe una poesía arábigo-andaluza que va a marcar los destinos de la lírica europea; que el Barroco, movimiento estético que ha definido en gran parte el ser español desde el punto de vista artístico, sienta sus primeras bases en Andalucía y es un andaluz universal, Luis de Góngora, su más destacado representante en el plano poético; que es otro andaluz genial, Gustavo Adolfo Bécquer, otro de los pilares de la poética andaluza, quien va a establecer un tipo de poesía que tiene en la brevedad, en la desnudez aparente y en la sugerencia sus características más definidas.

Asimismo, es en Andalucía donde se cimenta el movimiento modernista de tanta trascendencia para la lengua poética de al generación del 98 y para la de futuras generaciones de poetas. Finalmente, es un hecho evidente que la poesía española del siglo XX tiene nombre andaluz hasta nuestra última hora, si se tiene en cuenta la influencia que siguen ejerciendo en las nuevas generaciones Antonio y Manuel Machado, Juan Ramón Jiménez, José Moreno Villa o los poetas andaluces de la generación del 27: Federico García Lorca, Rafael Alberti, Luis Cernuda, Emilio Prados, Manuel Altolaguirre,, José María Hinojosa, Juan Rejano, Vicente Aleixandre, Fernando Villalón, Rafael Laffón, Rogelio Buendía, Pedro Pérez- Clotet...

Así, pues, los patrones que guían la poesía española de todos los tiempos nacen bajo el sol andaluz; en todos ellos late, además de una forma de entender la poesía similar en la distancia de los siglos, porque todos tienen como objetivo primordial la reivindicación de un lenguaje auténticamente poético. Y todo ello ha sido posible no por generación espontánea, sino gracias a unos conocimientos culturales de siglos que pocos pueblos de España pueden vanagloriarse de haber poseído. Hay que advertir, no obstante, que toda esta herencia estética tampoco puede explicarse únicamente desde la realidad nacional andaluza, sino que forma parte del patrimonio cultural del pueblo español y solo dentro de él encuentra su sentido pleno.

La huella de Andalucía es más profunda en la poesía que en cualquier otro género literario. Son los poetas andaluces lo que sientan las bases de un lenguaje poético nuevo.

La trascendencia estética universal de Andalucía que se ha confirmado, idealmente por la poesía, ha tenido, sobre todo el resto de la actividad artística española, una influencia radical y decisiva. Este “andalucismo universal” ha influido tanto en los poetas –andaluces o no- que es muy fácil reconocer su huella en cualquier caso.

Hay una tierra, pues, al sur de Despeñaperros que, en su aportación poética, ha conformado un parte crucial de la cultura española,. Ahora que los andaluces tratamos de reencontrarnos en nuestra realidad nacional, no hemos de olvidar lo que dijo un poeta andaluz y universal: “Tras el vivir y el soñar, / está lo que más importa: / despertar”.

Noticias relacionadas

Interior del Ministro de Interior

​Desayuno de Europa Press con el ministro de Interior Grande-Marlaska en el hotel Hesperia de Madrid. Llegué con adelanto y atendí el WhatsApp: “¡Vaya espectáculo!.

El acto del reconocimiento de gobiernos

Las principales doctrinas sobre reconocimiento de gobiernos

Alcoa y el abandono de Asturias

El presente y el futuro industrial y económico de Asturias están en el aire

Hacia la caverna

El oscurantismo sigue siendo demasiado moderno

Equidistancia

Entender la vida como una confrontación permanente es algo terrible. Supone enfrentarse a cada una de las facetas de la realidad con un pensamiento dicotómico
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris