Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Crítica de cine   -   Sección:   Cine

'Agentes secretos': los doble cero en el espejo

Pelayo López
Pelayo López
jueves, 2 de noviembre de 2006, 06:49 h (CET)
Ya suponíamos que James Bond, el espía más famoso cinematográficamente hablando, no era el único agente sobre la faz de la tierra, sobre todo en estos tiempos en los que las labores de los servicios secretos siguen tan vigentes como en la guerra fría, aunque no lo parezca por más que sea interés de algunos el ocultarlo. El telón de fondo no es el mismo –los personajes de esta historia se mueven en un rombo formado por Paris, Casablanca, Ginebra e incluso Madrid-, y las maneras tampoco. Si 007 tiene la fama –de mujeriego, de disponer a su antojo de su licencia para matar, de contar con todo tipo de artilugios para las más complicadas situaciones, de trabajar en solitario, de alojarse en los mejores hoteles y de conducir los deportivos más lujosos-, es más que comprensible que otros tengan que poner el trabajo, o, aplicando el argot futbolístico, unos son los “galácticos” y otros los “pavones”.

Con bastante retraso, al menos dos años, llega ahora a nuestras carteleras este título que nos demuestra que el mundo del espionaje, mitificado en la figura del agente doble cero más conocido, no es exactamente así y que quedan en el aire varias preguntas, entre ellas: ¿se puede confiar en alguien dentro de ese mundo paralelo? o ¿recuerda uno quién es?. La pareja protagonista, dos agentes con dudas sobre su posición en el entramado de “la casa”, descubrirán que desvincularse de esta “empresa”, cuando ya se está dentro, es casi imposible. Para dar vida a la pareja respondona, el director, un laborioso realizador francés de apellido impronunciable, Schoendoerffer, ha contado con una pareja también en la vida real: Vincent Cassel, el “Robert de Niro” francés, y su esposa Monica Bellucci, matrimonio que ya ha coincidido en varias cintas de distintos géneros, como, por ejemplo, Irreversible o El pacto de los lobos. Aunque intentan demostrar sus cualidades interpretativas, lo cierto es que las características de sus personajes comedidos no sirven precisamente para el lucimiento de sus registros. Eso sí, físicamente se encuentran en forma, sólo hay que tener en cuenta que lo demuestran con creces, él con un salto al vacío sin red, y ella con una exhibición de natación a la luz de la luna en una interesante escena. En el resto del reparto destaca la presencia de varios de los nuestros: Sergio Peris-Mencheta –recordado por Al salir de clase y que tiene pendiente de estreno Los Borgia- y Najwa Nimri –en un papel del que no queremos desvelar nada pero que le cae como anillo al dedo-.

Si bien la historia no está basada en hechos reales, bien podría estarlo si atendemos a la documentación exhibida en algunos momentos de la trama, una trama que, por cierto, se corresponde con el típico esquema narrativo de presentación, nudo y desenlace. En una primera parte más lenta, se nos presenta la misión y la planificación de la misma. Después se produce la resolución, la definición del trabajo, y, a continuación, las consecuencias y el tiempo para dejarnos en el aire una cuantas reflexiones. Aquellos que esperen encontrar una cinta de acción a ritmo “videoclipero”, que se olviden -aquí no hay enrevesadas tramas para sorprender, únicamente trampas malintencionadas que recaen sobre algunos protagonistas-. Sólo encontrarán un pulso narrativo constante aderezado con pizcas de persecuciones y tiroteos, todo ello en su justa medida. Por tanto, otra atmósfera muy distinta, con reminiscencias al cine de género francés de los 60 y al policíaco norteamericano de los 70, es la que nos ofrece estas casi dos horas de metraje. Entre las primeras, reconocida por el propio director, El ejército de las sombras de Jean-Pierre Melvilla –una cinta de finales de los 60, basada a su vez en una novela, sobre la resistencia francesa durante la II Guerra Mundial protagonizada por Simone Signoret-, y, entre las segundas, referencias a directores como Frankenheimer y títulos como Maraton man, French connection o Los 3 días del cóndor.

Aquí veremos que además de la CIA, el MI6 o el Mossad, existen otros servicios secretos, como el francés, que también tejen sus telas de araña a nivel internacional y que urden asuntos de dudosa ética. Curioso que, conociendo a los franceses, lejos de postularse como héroes a nivel corporativo, apenas se nos muestre que los personajes no son robots que cumplen las órdenes sino que también cuestionan a sus superiores. Una metáfora del sistema en sí mismo. Si rompes la cadena, el peso que caerá sobre uno puede ser indeseable. Agentes secretos refleja como debe ser la vida de los espías, con un realismo a pie de calle, con sus luces y sus sombras, una mirada a los “doble cero” en el espejo.

Noticias relacionadas

La Muestra de Cine de Lanzarote anuncia la programación de su octava edición

Seis de las siete películas de “Sección Oficial” competirán por el Premio del Jurado, dotado de 2.500 euros

España, país invitado del X Festival Internacional de Cine de Cali

El FICCALI abrirá con la proyección de Cría cuervos de Carlos Saura

Llega la 15ª edición del Festival de Cine y Derechos Humanos de Barcelona

Con más de 100 films comprometidos con los derechos humanos universales

El Festival Internacional de Cine de Cali celebra su décima Edición

El Festival trae una fuerte programación académica en el Encuentro de Investigadores

Lo que ‘Coco’ nos enseñó del Día de los Muertos

Así son los escenarios de México que inspiraron la película ‘Coco’
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris