Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Disyuntivas   -   Sección:   Opinión

Dinámicas pluralistas contradictorias

Rafael Pérez Ortolá
Rafael Pérez Ortolá
domingo, 13 de agosto de 2006, 21:37 h (CET)
Confieso que estaba más predispuesto a creerme eso del PLURALISMO sin ambages y como signo de convivencia. Sin embargo, entre tanta perorata de totalitarios y demócratas, tanto intento de colocarle al otro las etiquetas desfavorables, ponerse uno en exclusiva las medallas meritorias y las embestidas públicas a las que nos vamos acostumbrando me van dejando perplejo.

Tendremos que replantearnos el concepto de pluralidad. ¿Está vacío de contenidos deseables? ¿Otra máscara de los de siempre? Quisiera encontrar un resquicio para que esta palabra no pierda su valor semántico, esta vez el de un pluralismo que quizá no se percibe demasiado y cuya práctica suena a patadón libre y agárrese usted donde le sea posible.

Además, nada de divagaciones, pluralismo aquí y ahora, y con los actuales protagonistas, que debiéramos ser todos. Que si árabes o americanos, judíos o mormones; respetándoles, planteemos nuestra imagen más propia, cercana, de españoles o europeos. ¿Qué tal vamos de pluralismo? La convivencia y las necesidades diarias nos influyen directamente. Como los enfoque son diversos, habrá que considerar el grado de asimilación mutua, la tolerancia. Plurales, sí, convenido; pero ¿QUÉ ES ESO? ¿Sólo distintos? Si es que no analizamos lo más conocido, lo más próximo, en realidad sabemos muy poco y los desastres se convertirán en lógicos.

Quisiera observar otras tendencias, que no se ven por parte alguna. Desde los encopetados con Z, con barba o regionalistas; hasta plataformas asociativas, sindicales o cooperativas; y más modestas, entre vecinos o pequeños grupos. No, no veo algo más que diversidad y actitudes serviles en cada agrupación. Muchas variantes, pero hostigadas entre sí, formando algo que no se parece en nada al pluralismo que inocentemente intuía.

Si no miramos bien, por lejanía o por desdén, no conseguiremos ensamblarnos con una realidad, la que sea; mucho menos si se trata de la realidad como humanos, dinámica y compleja por naturaleza. Y eso es importante, porque como parte constituyente de ese conjunto seremos ELEMENTOS DISGREGADOS. Cada sujeto y cada grupo como entes independientes. De esa manera, sólo hay núcleos desconectados, nadie entra al conocimiento del vecino. Se echa de menos una respuesta armónica con múltiples y activas conexiones, esta vendría a expresar que son núcleos pensantes, con intelecto capaz de armonizar una experiencia digna de que sea llamada humana. Si no hay comunidad, no habrá pluralismo, sino múltiples seres vivos, como infusorios. ¿Sólo aspiramos a eso?

La inteligencia nos conduce por caminos difíciles de entender. Decía Sófocles en su Antígona: " Poseyendo una habilidad superior a lo que se puede uno imaginar, encaminamos la destreza para ingeniar recursos unas veces al mal, otras al bien". Si a esa ambivalencia vamos añadiendo pasiones, intereses, diferencias y egoísmos; lo intrincado de la situación se tornará peligroso. Quizá por eso, el comportamiento más inhumano -En palabras de Eugenio Trías- es lo más típicamente humano.

En todos los momentos históricos acucian los desajustes y variantes. Que hablamos de memoria histórica, arrastramos historias familiares encontradas, pensamos con criterios diferentes y surgirán pequeñas memorias históricas individuales. Que surge el conflicto libanés, ¿Se toleró todo antes del conflicto? ¿Como percibimos la primera agresión? ¿Respuesta militar trágicamente abusiva? ¿Cuál es el papel ejercido por Europa? Con tantos INTERROGANTES se hace más patente que cada uno va por su lado y el intelecto voló como una golondrina. Si es por problemas y valoraciones diferentes, sólo cabe esperar que siga la rueda de los acontecimientos, cruel y distante, porque si no funciona mejor el caletre...

De que servirá la mera detección de los sucesos como hechos aislados, si no es para obturar aún más los razonamientos. Muchas voces se han referido ya al aturdimiento ante tanto pedrisco informativo. Está visto que lamentamos su escasa eficacia. Sucede cuando hablamos de drogas, de las tramas financieras o de las constructoras, y hasta cuando nos referimos a las ideas. ¿A dónde o a quién podremos recurrir? ¿Esperaremos a Godot? ¿A Zapatero? ¿A Rajoy? ¿A Bush? Subrepticiamente estamos RENUNCIANDO al pluralismo, renunciamos a la presencia de nuestras sensaciones particulares. Si tanto delegamos, por decirlo suavemente, ¿Cómo podremos ser consecuentes?

Recurriendo al arte, me apoyo hoy en la IDEA del VACÍO, defendida con notable intensidad por Eduardo Chillida. Estaríamos ante un vacío provocado, precisamente para poder asentar en él, esa participación de muchos elementos distintos, auténtica reunión plural ejerciendo como tal; no como simples borreguitos, obedientes, pero sumisos. Necesitamos ese vaciamiento, todo el hueco a nuestra disposición para llenarlo con multitudes participativas. Por desgracia, domina la actitud contraria, todo está lleno de bazofia, palabrería y engolamiento. Ahí ya no cabe nada, no podemos ni entrar.

Me acojo también a la poesía de Juan Ramón Jiménez: "¡Inteligencia, dame el nombre exacto de las cosas!... el nombre exacto, y tuyo, y suyo, y mío, de las cosas". Si no hay ese conocimiento y conexión de verdad, ¡Cómo sabremos pronunciar nada!, ni pluralismos, ni gaitas. No se puede prescindir del conocimiento de los diverso, su nombre debe ser la expresión de cada núcleo pensante.

Para ser consecuentes, como personas, ha de resultarnos penoso eso de retirarse de la dinámica. Cómodo puede ser, hasta rentable económicamente, pero no alcanza para un nivel humano digno.

La dinámica del pluralismo no puede abdicar de sus núcleos en activo; de hacerlo, pasaría a funcionamientos que requieren otras denominaciones. Son más frecuentes las limitaciones que tratan de imponerse, son la peligrosa carcoma de una sociedad pretendidamente abierta. Intuimos esos ejemplos nocivos, cuando nos enfrentamos a las razones unilaterales, por más disfrazadas que se muestren; o todo lo delegamos en los demás y casi nadie actúa por sí mismo; o asoma la proliferación de cumplimientos ideológicos; y cuando las grandezas estructurales se imponen.

Si ha todo esto se añaden unas gotas de SILENCIO, la carcoma roerá a su gusto.

Noticias relacionadas

¿Profecías de Sánchez para el 2040? Antes habrá arruinado España

“No pierda la cabeza, nada ocurre como está previsto, es lo único que nos enseña el futuro al convertirse en pasado.” Daniel Pennac

Menosprecio hacia la vida de algunos

Todos nos merecemos vivir para poder obrar y dejar constancia de lo que uno hace

Lastres y estercolero en la Sesión de Control al Gobierno

​Para el PP, la Sesión de Pleno del Congreso de los Diputados número 156 empezaba lastrada

Rajoy, Sánchez y el mito de Ícaro

“En el pasado, aquellos que locamente buscaron el poder cabalgando a lomo de un tigre acabaron dentro de él” John Fitzgerald Kennedy. 35º presidente de los Estados Unidos

El Satélite Mohammed 6 B levanta vuelo

La nación marroquí sigue su firme camino hacia la modernidad asimilando los avances tecnológicos del mundo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris