Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Columna de opinión   -   Sección:   Opinión

Que vaya el rey

José Cavero
Redacción
sábado, 12 de agosto de 2006, 15:04 h (CET)
Parece que la dimensión de una tragedia se debe medir en función del número y calidad de las personalidades que acuden al lugar. La tragedia del Prestige, en su momento, no mereció que viajara el entonces presidente Aznar, y eso le valió un evidente deterioro de imagen. Bien pudiéramos decir que "se empecinó" en no pisar el chapapote. Cuando el incendio de Guadalajara se criticó con severidad a Zapatero de que tardara en viajar al lugar, aunque lo hizo su eficaz vicepresidenta De la Vega, viajera también a Marruecos, a Canarias y a otros puntos "de crisis". Estos días, Zapatero interrumpió sus vacaciones en Lanzarote para ver "in situ" la angustiosa situación provocada por centenares de incendios, buena parte de ellos, o posiblemente su mayoría, provocados por alguna clase de fanático todavía no perfectamente determinado y preciso, aunque varios posibles grupos ya hayan sido apuntados o sugeridos: tramas inmobiliarias, radicales políticos, antiguos trabajadores en la extinción de incendios no reclamados para esta temporada... Todos esperamos que se avance mucho más, y con prontitud, en la identificación de estos pirómanos que han puesto a Galicia en el mapa de todos los telediarios de manera permanente y atroz. No se entienden informaciones parciales como las que nos han hablado de pirómanos de más se sesenta y hasta setenta años, en todo este conjunto de una región reseca y en llamas.

Pues bien, hemos visto a Zapatero y a Touriño mostrando su responsabilidad y preocupación por el alto nivel de la tragedia, y a Rajoy y Feijóo cooperando desde la crítica en la búsqueda de soluciones la problema. Han aportado su colaboración servicios de bomberos de muchas otras autonomías, de la Unión Europea y varios de sus países miembros, y cabe esperar que el protagonismo de los fuegos empezará a ceder en los días que vienen, sobre todo si funciona con efectividad el servicio de información de la Guardia Civil, Asprona, y pasan a dependencias policiales y judiciales algunos de los cabecillas de este "motín flamígero" todavía no se sabe bien por qué y contra quién. Contra quién, probablemente, sí se sepa: contra los intereses globales de Galicia y sus habitantes, de su turismo, de sus dirigentes políticos.

Pues bien, en este drama de oscuros ribetes se reclama que también la familia real interrumpa sus vacaciones y se solidarice con los gallegos acudiendo al lugar del drama. ¿Tiene que viajar el Rey? No ha de costarle demasiado efectuar ese viaje al jefe de la Casa Real, por más que parece que los máximos responsables políticos están demostrando su grave preocupación y su entrega a la causa. ¿Aporta algo más, algo distinto el Jefe del Estado? Cuando sucedió la tragedia del Prestige faltó tiempo para que el príncipe acudiera adonde el jefe del gobierno se negaba. No es el caso de ahora, pero tal vez a muchos gallegos consuele y alivie un gesto de esa naturaleza de la familia real. No vendrá de más.

Noticias relacionadas

Trampantojos esperpénticos

Quiero una democracia como la sueca, no una dictadura de izquierdas demagógicamente mal llamada democracia como la que tenemos en España

Ministra de Justicia, Garzón, un comisario, Sánchez e Iglesias

¿Pero qué pasa aquí?

¿Son útiles las religiones?

El sincretismo religioso conduce a no creer en nada

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris