Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Columna de opinión  

Más que sospechas

Victoria Lafora
Redacción
sábado, 12 de agosto de 2006, 15:04 h (CET)
Un anciano de noventa años, una mujer de setenta, son alguno de los extraños incendiarios detenidos por prender fuego a los montes gallegos. Si a esto se suma la aparición de artefactos explosivos, cartuchos y la extraña habilidad de prender la mecha cuando el viento es mas favorable, comienza la sospecha. Cada vez hay más gallegos convencidos, como el ministro Rubalcaba, de que hay una organización criminal detrás de tanto fuego. Cuando el responsable de Interior dijo el viernes que los incendios respondían a una planificada estrategia no estaba improvisando nada. Solo trasladaba las sospechas que Policía y Guardia Civil le han hecho llegar, que responden a las investigaciones que llevan realizando desde hace una semana, y que apuntan a una trama criminal que coordina y ordena cada mecha que se prende.

Esta organización podría estar pagando a incendiarios tan pintorescos como los dos ancianos detenidos. También despierta las sospechas de la Guardia Civil el que, por primera vez y con la clara intención de asustar a la población, los incendios cercan núcleos urbanos y amenazan a capitales como Ourense o la propia Santiago de Compostela. Hay más de veinte detenidos y de sus declaraciones seguramente se llegara a saber que hay detrás de tanto daño y con tanta saña. Pero lo cierto es que, a día de hoy, los incendios han conseguido trasmitir la imagen de descontrol, impotencia e ineficacia del Gobierno gallego desbordado por los acontecimientos. Otros intereses en juego pueden ser los urbanísticos dado que las áreas devastadas, próximas a las ciudades y con una calificación de suelo rústico, son más fáciles de recalificar, haciendo trampas, que el monte. Sin olvidar que su valor de mercado es mucho más alto.

Esté el "ladrillo" detrás, oscuras venganzas, chantajes de empresas no contratadas, o razones aún más tenebrosas, lo cierto es que ahora la prioridad es apagar el fuego. Pero luego, inmediatamente después, hay que saber lo que ha pasado porque a los gallegos, que llevan una semana viendo como apagan uno y se provoca otro, no se les tranquiliza con el argumento de que todos los pirómanos de esta país se han dado cita este verano en sus tierras.

Noticias relacionadas

La Nueva Ruta de la Seda

Pedro García, Lleida

Victimismo injustificado

Rosa Álvarez, Tarragona

No es cuestión de postureo

José María Martínez, Madrid

Lazos buenos

Jesús Martínez Madrid, Girona

Decir adiós

Venancio Rodríguez Sanz
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris