Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Desde el parqué   -   Sección:   Opinión

¡Qué susto!

Carmen Tomás
Redacción
sábado, 12 de agosto de 2006, 15:04 h (CET)
Los inversores no ganan para sustos. Agosto no es un mes que pasa a las estadísticas fácilmente y ha estado a apunto de hacerlo. La detención de los terroristas que planeaban hacer explotar varios aviones comerciales desde Gran Bretaña con destino a Estados Unidos, aunque se consiguió abortar la acción terrorista, metió el miércoles el miedo en el cuerpo de los inversores. Hubo grandes caídas en valores ligados al turismo, en las aerolíneas y, por otras razones, en las telecos. Sin embargo, el miedo no fue a mayores. Es verdad que la operación sigue abierta, aunque todo parece indicar que se puede dar por desarticulada la banda terrorista y sus planes de atentar. Lasensibilidad del dinero se puso otra vez de manifiesto. Es cobarde ylo demuestra. Vamos a ver si su efecto permanece y cuán profundoresulta ser. Es positivo que el día clave la caída fuera abrupta y que a última hora consiguiera refrenarse. Podríamos asegurar, entonces, que los mercados están firmes y las subidas consolidadas. Veremos.

En todo caso, una vez más se pone de manifiesto la vulnerabilidadde las bolsas mundiales ante cualquier circunstancia, sea ésta grave o menos grave. Sea una realidad o una posibilidad. Invertir en acciones tiene estos riesgos. Se está a punto de conseguir una cota histórica y la realidad en forma de datos o simplemente el pánico fruto de conjeturas puede echar por tierra todo lo logrado. Y puede pasar en horas. De ahí que la prudencia deba extremarse y en la medida de lo posible no dejarse arrastrar por el pánico que, al fin y al cabo, deciden unos cuantos. La bolsa debe ser una inversión a largo plazo, al menos para los no iniciados, para los que tienen en ese mercado sus ahorros. Nunca se debe invertir en acciones el dinero que podamos necesitar a corto plazo. Esta debería ser, una vez más, la lección a aprender estos días, aunque gracias a Dios no haya pasado nada grave.

Noticias relacionadas

Trampantojos esperpénticos

Quiero una democracia como la sueca, no una dictadura de izquierdas demagógicamente mal llamada democracia como la que tenemos en España

Ministra de Justicia, Garzón, un comisario, Sánchez e Iglesias

¿Pero qué pasa aquí?

¿Son útiles las religiones?

El sincretismo religioso conduce a no creer en nada

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris