Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Columna de opinión   -   Sección:   Opinión

La crisis libanesa

Lorenzo Bernaldo de Quirós
Redacción
sábado, 12 de agosto de 2006, 09:36 h (CET)
Israel no es responsable de la crisis libanesa y de la situación vivida por ese país. A pesar de la exitosa campaña mediática lanzada por los terroristas chiítas del Líbano y por sus aliados, los judíos ejercen el derecho de legítima defensa ante una agresión exterior. Hizbullah, el Partido de Dios, apoyado económica y militarmente por Siria e Irán ha constituido un Estado dentro del Estado libanés desde el que ha iniciado acciones militares contra el territorio israelí sin que el Gobierno del Líbano y/o la ONU hagan nada para impedirlo. Armado por las dictaduras de Siria y de Irán, Hizbullah y sus aliados han incumplido el mandato de desarme decretado por Naciones Unidas para todas las milicias libanesas y ha construido un arsenal de 13.000 misiles y cohetes de distinto alcance que le permite atacar cualquier parte de territorio de Israel.

Para más INRI, el objetivo de Hizbullah, compartido por el régimen iraní, es la destrucción del Estado de Israel y la eliminación física de la presencia judía en el cercano Oriente. En este contexto, una Hizbullah equipada con armas estratégicas constituye una amenaza de primer orden para la supervivencia del Estado judío. La filosofía exterminadora de la guerrilla fundamentalista ha sido asumida por ella misma al no admitir distinción alguna entre el personal civil y el militar en el desarrollo del conflicto. Ese es el significado del término de 'guerra total' declarada por el líder de Hizbullah a Israel. Ante este panorama, el gobierno Olmert se ha visto forzado a atacar a Hizbullah en donde está, el Líbano.

¿Quién es el culpable de este lamentable estado de cosas? En primer lugar el Gobierno libanés que no ha querido, no ha sabido o no ha podido desarmar a la guerrilla chiíta e imponer su autoridad; en segundo lugar, Siria a quien la existencia de un Líbano independiente y próspero no le interesa nada y dolida por su forzosa salida del país hace dos años; en tercer lugar, Irán tiene en su aliado libanés, Hizbullah, un instrumento preciso y poco costoso para sostener su estrategia de acoso al régimen de Tel-Aviv. Así son las cosas, a pesar de los intentos de los fundamentalistas y de sus aliados de vender la cabra, como diría un castizo a la opinión pública mundial.

Para más INRI, el objetivo de Hizbullah, compartido por el régimen iraní, es la destrucción del Estado de Israel y la eliminación física de la presencia judía en el cercano Oriente. En este contexto, una Hizbullah equipada con armas estratégicas constituye una amenaza de primer orden para la supervivencia del Estado judío. La filosofía exterminadora de la guerrilla fundamentalista ha sido asumida por ella misma al no admitir distinción alguna entre el personal civil y el militar en el desarrollo del conflicto. Ese es el significado del término de 'guerra total' declarada por el líder de Hizbullah a Israel. Ante este panorama, el gobierno Olmert se ha visto forzado a atacar a Hizbullah en donde está, el Líbano.

¿Quién es el culpable de este lamentable estado de cosas? En primer lugar el Gobierno libanés que no ha querido, no ha sabido o no ha podido desarmar a la guerrilla chiíta e imponer su autoridad; en segundo lugar, Siria a quien la existencia de un Líbano independiente y próspero no le interesa nada y dolida por su forzosa salida del país hace dos años; en tercer lugar, Irán tiene en su aliado libanés, Hizbullah, un instrumento preciso y poco costoso para sostener su estrategia de acoso al régimen de Tel-Aviv. Así son las cosas, a pesar de los intentos de los fundamentalistas y de sus aliados de vender la cabra, como diría un castizo a la opinión pública mundial.

Noticias relacionadas

El huracán Florence expone la dura realidad de la desigualdad en Estados Unidos

El huracán de categoría 4 avanzó a una velocidad de varios kilómetros por hora inundando las Carolinas estadounidenses

La Cataluña imaginaria y autosuficiente de los separatistas catalanes

“La autosuficiencia es incompatible con el diálogo. Los hombres que carecen de humildad o aquellos que la pierden, no pueden aproximarse al pueblo” Paulo Freire

Dos debates, dos Españas

La crispación general y el estilo bronco, zafio y chulesco del diputado Rufián representaba el nivel de descrédito que ha alcanzado el debate parlamentario

La distopía del Máster Casado

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris