Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

Al Valencia se le cayó el alma

Herme Cerezo
Herme Cerezo
sábado, 12 de agosto de 2006, 03:30 h (CET)
Al Valencia se le cayó el alma. Se le fue la magia, la chispa, la vida. Se le fue el pibe o lo dejaron marchar que viene a ser lo mismo. ¿De quién se van a preocupar ahora los equipos rivales si no está Pablito Aimar? Recuerdo que hace dos años, en una entrevista que le efectué a Rafa Benítez, tres días antes de cesar en su puesto como entrenador del Valencia, me dijo que con Pablo en ataque, podía manejar más alternativas. Benítez era generoso con su equipo, porque yo pensé que por las piernas y el cerebro de Aimar pasaban las únicas opciones geniales de un plantel que llevaba dos ligas y una UEFA a sus espaldas. El resto era trabajo defensivo y ataque sistemático por bandas, especialmente por la izquierda. Pero ahora…

El Valencia no podía permanecer ajeno al centenario de Mozart y por eso se sumó de un modo muy particular a la fiesta austriaca. Sin la magia, sin la chispa, sin la vida, sin el pibe, con los intentos voluntariosos de Vicente o de Silva, la movilidad durante media hora de Morientes y dos disparos de Villa y Angulo, no supo qué hacer con su rival o consigo mismo, que es distinto y mucho más preocupante.

Los cimientos de Mestalla temblaron hace una semana, cuando descubrieron que el entrenador del Salzburg era un tal Trapattoni, don Giovanni (más Mozart). Con los italianos ya se sabe: arman la ‘squadra’ desde atrás: primero que no te marquen; después, si puedes ya marcarás tú. Y si no para eso están los penalties. Lo que menos le convenía al Valencia era un equipo como este. Pero el bombo lo quiso así. Ayer Trapattoni y su segundo Matthäus salieron a empatar y sobre todo a no perder. Contaban con el 0-0 para la vuelta, aguantar en Valencia, poner al público nervioso, buscar las contras y con un poco de suerte, una carambola y ¡zas!, 0-1. Pero ahora con el 1-0 todavía lo tienen mejor.

No sé si el Valencia será capaz de remontar este resultado en Mestalla. Ojalá lo consiga aunque sufrirá lo suyo. Y bien pensado, quizá este sufrimiento sea el pago que merece por el veranito que lleva. Me explico. Un equipo que cifra toda su campaña o, al menos, una buena parte de ella, en la Champions, no puede andarse con chiquitas. La eliminatoria previa debe pasarla como sea. Pero el Valencia no sólo no ha hecho los deberes sino que, además, tiene montado un guirigay en su propia finca de mucho cuidado. Entre los jugadores que se han ido (Corradi, Di Vaggio, Aimar – qué lástima que un equipo arroje su alma por la ventana –, Rufete, Mista, etc.); los que se quieren ir (Ayala); los que no saben qué será de su futuro (el uruguayo Regueiro) y los que parece que desean llegar (Luis García, ¿Simao?), el ambiente no parece el más propicio para trabajar y menos para encarar una eliminatoria en la que te juegas mucho dinero. Y mucho prestigio. Y eso que Quique Sánchez Flores ha aprendido del año pasado y, en lugar de sacar alevines puso anoche sobre el césped lo mejor que tenía. Pero aún así esa plantilla se antoja insuficiente y poco rodada.

Sobre el partido se puede decir poco. Los austriacos no son ninguna maravilla pero jugaron ordenado, atacando cuando podían y aprovechando sus escasas bazas: balones largos buscando la cabeza de Zickler, menudo ejemplo de pundonor para los años que tiene (ése sí que sabía que el partido más importante de esta temporada era el de ayer) y disparos desde lejos. El Valencia a la contra cuando le dejaron, despejando demasiado a lo loco, muy encerrado en su parcela para un equipo que necesitaba anotar en campo contrario. No lo hizo y tal vez lo pague muy caro dentro de dos semanas.

Lo dicho, se le fue la magia, se le fue el pibe, se le fue el alma. Veremos este año quién hace soñar al público valenciano. Malos tiempos para la lírica en Mestalla, malos de verdad.

Noticias relacionadas

El Satélite Mohammed 6 B levanta vuelo

La nación marroquí sigue su firme camino hacia la modernidad asimilando los avances tecnológicos del mundo

Sánchez a tumba abierta intentando darle el vuelco a España

La influencia de Pablo Iglesias y la necesidad de dar apoyo a los soberanistas, le impulsan a entrar a saco con el modelo de Estado de España

Celestina o “el Tinder” prerrenacentista

Una remozada “Celestina” resucita en la magnífica adaptación de la productora Un Pingüino

Donde se habla de encuestas sorpresivas y de otros temas

“Todo el estudio de los políticos se emplea en cubrirle el rostro a la mentira para que parezca verdad, disimulando el engaño y disfrazando los designios.” Diego de Saavedra Fajardo

Wittgenstein

​Una de las afirmaciones hechas por las personas que apoyaron la "I Carrera contra el suicidio" se refería a que quieren que este tipo de muerte deje de ser un tabú y que pase a ser estudiado con detalle para poder evitar fallecimientos por esta causa.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris