Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Con permiso   -   Sección:   Opinión

Enseñar las bragas es una ordinariez

Pedro de Hoyos
Pedro de Hoyos
@pedrodehoyos
sábado, 12 de agosto de 2006, 03:26 h (CET)
Hay algunas razones por las que no me gusta el verano. Una de ellas es que parece que todo el mundo siente un enorme placer por mostrar su ordinariez y su vulgaridad, como si alguien hubiera dado permiso para ser zafio hasta el extremo. Quizás sea que estamos hartos de tener una apariencia determinada ante jefes o clientes y aprovechamos para vengarnos cuando llega el verano.

Y conste que no me refiero a esos turistas indecentes que van por calles, museos y catedrales con barba de varios días, camiseta (sin mangas y sudada: “Fiestas de la siega 1995. Castrillo de Pinofuente. Viva la Virgen”), y mostrando groseramente en su cintura una riñonera de plástico y el teléfono móvil de última generación, mientras del cuello exhibe una cámara de vídeo “top total”. Bueno, sí, también me refiero a ellos y a la necesidad que experimentan de enseñar a todo el mundo lo ricos y poderosos que son y su dominio de las últimas tecnologías. Y eso que no me he referido al reproductor MP3 que llevan colgando de las orejas.

Lo de la ordinariez va por todos ellos y también por aquellas personas que supongo encuentran un placer íntimo e indescriptible en enseñar la ropa interior. Casi siempre son señoras o aspirantes a serlo algún día, aunque a veces es excesiva aspiración para ellas. A servidor le parece que la ropa interior lleva ese nombre por algún motivo justificadísimo que la jumentud actual desconoce. Me parece de lo más antiestético, antierótico y antinatural, además de ser del peor gusto, que se vayan mostrando por calles y plazuelas los tirantes del sujetador. Moderno puede que sí, moderno puede que lo sea, pero feo....... ¡¡¡un porrón!!! Y anda que no hay medios para solucionarlo, pero para qué, si es moderno!!!

Lo de las bragas.... también muy moderno, eh, joé que si es moderno, lo difícil es salir a las calles y volver sin haberle visto las inmundicias a más de una señora.... Y cuidao que se ponen bragas llamativamente feas y vulgares aquellas que se empeñan en enseñarlas a todo tren.... porque parece que hay cierta insistencia en que el mal gusto (A veces me pregunto si estas dos palabras no deberían formar un nuevo y definitivo neologismo) alcance cotas de premio Nóbel, oigausté.

Pero en esto de enseñar las bragas hace falta doble esfuerzo, porque para ello es necesario vestir camiseta especialmente reducida y pantalón corto de tiro, ambos destinados previamente a este gilipollesco hábito.

Esta estúpida demostración de incultura y mema burrez es especialmente chusca puesto que es un tipo de ropa que casi nadie puede llevar, sólo las más jovencitas chavalillas o aquellas más mayores a las que la Madre Naturaleza haya dotado con una cintura de diosa. Con excesiva frecuencia aquellas que pretenden enseñar la cintura en realidad enseñan la barriga, con la graciosa consecuencia estética que supone mostrar en público esa curvita curiosa producto de la edad y del buen vivir. Verlas de cerca supone un efecto propio de un chiste de Gila, pues las grasas rebasan por los laterales las medidas de la escueta ropa y salen al exterior en llamativo efecto “michelín”, desbordando sebosamente los límites de la talla. Y claro, ellas van tan felices y orgullosas observando que todo el mundo las mira, aunque jamás sabrán por qué.

Y el culo, ustedes perdonen. Que es que en definitiva lo que se busca es ir enseñando el culo, que a la que te descuidas, zas, en medio del general regocijo dejas muy generosamente que todo el mundo te vea “la hucha”. La sociedad que encuentra tan divertido enseñar el culo es que ya tiene mucho ganado, ya no tiene otras preocupaciones esenciales que mantener (¿encontraré trabajo, podré comer mañana, dónde dormiré?) es una sociedad que ha avanzado mucho y ya no tiene que andar pensando. ¿Para qué pensar si mostrar el culo es más importante que mostrar las ideas?

Noticias relacionadas

Borrell en retirada o táctica del PSOE

Pátina de sensatez capaz de equilibrar unos nombramientos en su momento tomados como extravagancias

Plagscan desmiente a la Moncloa y R.Mª.Mateo censura la TV1

Un gobierno enfocado únicamente a conseguir mantenerse en el poder

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris