Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   A pie de calle  

Mentes calenturientas de agosto

Paco Milla
Paco Milla
sábado, 12 de agosto de 2006, 03:26 h (CET)
Viendo los telediarios de estos días (y escuchándolos), vemos que de una u otra forma reina el calor, ya sea el propio del verano o el de verdes pulmones que son arrasados, casi siempre por venganzas personales o posibles cobros de seguros forestales.

Ayer, Maruja y Pepín, marcharon a disfrutar un día mas de la Playa de Calella, en plena Costa Brava.

Pepín, sabía que al cuarto de hora escaso de plantar la sombrilla, comenzaba el disfrute a través de su vista, “oteando” el panorama de vecinas de toalla, frescas y jóvenes en top-les. Notaba que la circulación se le activaba, la presión subía, arrastrando todos los restos de colesterol almacenados durante el invierno. No sabía exactamente donde mirar, debido a la cantidad de objetivos posibles.

Maruja llevaba un largo minuto observándole hasta que, dolida en su orgullo, se decidió y le soltó: "te van a quedar los ojos “virolos” de tanto ejercitarlos, tienes uno mirando a Galicia y otro al Valle de Arán. ¡Relájate un poco!"

Ante tales palabras, los miles de bañistas de la playa, se giraron y arremolinaron alrededor de la pareja, en total y absoluto silencio.

El piloto de un helicóptero, que paseaba un pedazo de sabana en el que ponía "ni... vea", entendió el apuro de Pepín y apagó los motores, para que ante el silencio reinante, el hombre pudiera pensar la dichosa excusa, aun sabiendo que caería irremediablemente al mar.

Pepín percibía que urgía una reacción rápida, una respuesta inmediata ante tal comentario, pero nada, que su cerebro no la hallaba.

Los alemanes le hacían gestos para que contestara algo sobre el clima de la región, los franceses movían los pies para que Pepín comentara: ”pues que calentita está la arena, ¿no?”. Las jovencitas de tersos, suaves, duros y separados pechos se sonreían, ante el apuro que estaba pasando el Pepin.

Pero nadie pronunciaba una sola palabra, mientras los ojos de Maruja se asemejaban a los de Lee Van Cleef en aquella película de “El bueno, el feo y el malo”.

Por fin, el piloto del helicóptero (que ya caía en vertical al mar), tuvo la brillante idea de girar el aparato para que uno de los retrovisores reflejara el sol y enviar aquel rayo láser de sabiduría al entrecejo de Pepín.

Inmediatamente después de que esto se produjo, Pepín se puso en pie, cual docto catedrático a punto de vomitar la lección magistral y dijo:
"Pues mira Marujiña, voy a contestarte a ese comentario que acabas de hacer sobre mi ojos “virolos”. Tú crees que se me ponen en semejante ángulo, por mirar a las mozucas estas de erectas mamas, pero yo te diré que el auténtico culpable es el Pere".

- ¿El Pere? ¿quién es el Pere? –dijo Maruja con acento chulapo de Chamberí.

- El Pere es el director general de Tráfico, y desde que entró en vigor el carnet por puntos voy con el ojo izquierdo en la carretera y el derecho en las señales. De ahí mi enfermedad ocular. Hala, ¡ahí queda eso! –pensó-.

El aplauso fue monumental, oiga. Es que se caía la playa -que diría Matías Prats- y... ¡cómo estaba la playa!

Los asistentes se felicitaban unos a otros y corrían a abrazar a Maruja y Pepín. ¡Qué espectáculo, oiga!

Minutos después sacaron medio moribundo al piloto del helicóptero de "ni… vea" que se fundió en un abrazo de hijo con Pepín, el cual empeñado, le subió en hombros y le pasearon por la entrada 3.

A los alemanes se les subió la cerveza con la emoción y comenzaron a jalear a Schumacher (o como se llame) y los franchutes decidieron sumarse a los gritos de los hispánicos que gritaban: "Aloooooonso, bien… Alooooooonso, bien… Aloooooonso, ¡bien, coño bien!"

Continuará... (Se aceptan sugerencias para dicha continuación a pabormi@hotmail.com)

¿Qué, andan los cerebros calenturientos o me lo parece a mi?

Noticias relacionadas

Las campañas contra VOX lo refuerzan y le proporcionan votos

“Los árboles solitarios si logran crecer, crecen muy fuertes” Wiston Churchill

Lenguas y banderas

Lenguas y banderas que indican identidad pueden convertirse en semillas de odio y de violencia

¿Hacia la estanflación en Argentina?

La contracción de la demanda mundial de materias provocará el estrangulamiento de sus exportaciones

Vacía hipercominicación

Los estultos charlatanes anegan lo verdaderamente importante en sus infumables peroratas

Íñigo Errejón y El Topo

Lo de La Sexta Noche a palo seco tiene su telenguendengue
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris