Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Presos de la libertad   -   Sección:   Opinión

Asociación Cultural de Reyes y Reinas Latinos de Cataluña

Eduardo Cassano
Eduardo Cassano
@EduardoCassano
sábado, 12 de agosto de 2006, 03:26 h (CET)
Si no puedes con tu enemigo, únete a él. Eso debieron pensar eso los responsables de la Generalitat cuando decidieron legalizar a la banda callejera de los Latin Kings en Cataluña. De la noche a la mañana, han pasado de ser una pandilla de delincuentes a una ¿asociación cultural?

Cabe recordar que para ser un Latin King, hasta ahora, entre otras cosas las chicas debían consentir las relaciones sexuales con otros miembros del grupo, y los chicos demostrar su valía -ahora cultura- propinando palizas esporádicas.

Cabe recordar, también, las múltiples visitas a los juzgados de varios Latin Kings; violaciones, robos, amenazas, detenciones ilegales, palizas, etc. ¿De qué sirve crear nuevas y exageradas ordenanzas cívicas –que pocos cumplen y menos se encargan de hacer cumplir- si se da carta blanca a la cultura de la violencia? ¿Y ahora qué, legalizamos también a las bandas de peruanos que atracan en las gasolineras de las carreteras o a las bandas organizadas de rumanos que roban con una violencia desmesurada en los chalets?

Pero eso no es todo, es el principio. Desde ahora los Latin Kings además podrán beneficiarse de las subvenciones de la Administración, las mismas ayudas que se deniegan sistemáticamente a personas cívicas y pacíficas que tratan de encauzar su vida y no reciben apoyo alguno por parte de la Generalitat. Me pregunto que pensarán esas personas, aquellas que verdaderamente conocen el significado de la cultura.

Ahora que septiembre asoma a la vuelta de la esquina, muchas familias tendrán que afrontar el terrible gasto de los libros para el nuevo curso de sus hijos; ¿subvencionados por la Generalitat? No, ¿por qué? Sin embargo los Latin Kings, sí. ¿Para qué?

Apoyo totalmente al colectivo inmigrante que viene a España a ganarse la vida con humildad y trabajo. Estoy a favor de que se les preste toda la ayuda posible –muchos de ellos la merecen más que algunos españoles-, pero no alcanzo a comprender cómo se puede apoyar a una pandilla de niñatos, cuya cultura es una filosofía de vida basada en el poder de la violencia –a los hechos me remito- y han causado pánico social en muchas poblaciones catalanas y españolas.

Curiosamente, es la primera noticia importante que ha aparecido justo después de entrar en vigor el Estatut… ¿casualidad? Tal vez no, quizás sólo se trate del principio de un cúmulo de despropósitos, la crónica de una muerte anunciada de una Comunidad –que se cree país- de seguir con este tipo de políticas. Lo siguiente será la legalización de los Ñetas –otra asociación de incultos- y veremos a ver qué será lo próximo. Es posible que sea el momento preciso para que profesores, escritores y poetas salgan a la calle a delinquir con pantalones anchos y la ley de la Cultura entre las cadenas de hierro y los bates de béisbol.

Noticias relacionadas

Interior del Ministro de Interior

​Desayuno de Europa Press con el ministro de Interior Grande-Marlaska en el hotel Hesperia de Madrid. Llegué con adelanto y atendí el WhatsApp: “¡Vaya espectáculo!.

El acto del reconocimiento de gobiernos

Las principales doctrinas sobre reconocimiento de gobiernos

Alcoa y el abandono de Asturias

El presente y el futuro industrial y económico de Asturias están en el aire

Hacia la caverna

El oscurantismo sigue siendo demasiado moderno

Equidistancia

Entender la vida como una confrontación permanente es algo terrible. Supone enfrentarse a cada una de las facetas de la realidad con un pensamiento dicotómico
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris