Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Columna de opinión  

Entropía política

Luis del Val
Redacción
viernes, 11 de agosto de 2006, 09:06 h (CET)
Una de las mayores desazones del ciudadano contemporáneo en las democracias de los países desarrollados es constatar, poco a poco, cómo los habitantes pasan de la condición de personas a la de emisores de votos. A partir de esta corrupción de partida, todo el encadenamiento de acciones y reacciones poseen una consecuencia lógica. En un principio ideal, los políticos se dedicaban al servicio de la comunidad. Tras la depravada alteración de estos principios se dedican a obtener o a conservar el voto. Las maneras, las formas, las expresiones verbales corresponden a la arcadia originaria, pero las acciones son fieles al utilitarismo del voto.

Podemos comprobarlo en los municipios veraniegos, donde los vecinos de las urbanizaciones no votan, porque no están censados, y allí se presentan los viales más descuidados, la ausencia de cualquier tipo de atención -¿para qué, si votan en otro municipio?- o podemos constatarlo ante cualquier situación de emergencia, donde la catástrofe se asume con esa serenidad con la que el presidente de la Xunta, por ejemplo, se permitió continuar con sus vacaciones mientras la autonomía que preside se encontraba ante la ola de incendios más terrible de su larga historia. ¿Los reflejos de Rajoy para acudir primero a Galicia fueron por amor a su tierra o por la vista puesta en los votos? ¿El apresurado viaje posterior del presidente se produjo porque le preocupa de verdad lo que sucede o porque los asesores de imagen le aconsejaron que debía "sacrificarse" y acudir a Pontevedra?.

Las respuestas quedan a gusto del votante y consumidor. Está claro que no hay nada prístino en su albura y tampoco existe lo absolutamente negro, pero desazona este cálculo pedestre, día a día, encuesta a encuesta, sin un proyecto ilusionante que no sea volver al coche oficial o procurar que no nos lo quiten las urnas. Debe haber alguna excepción, pero tan escondida en el fango utilitario, como surge la centolla por entre el oscuro e inquietante lodo.

Noticias relacionadas

No

Un poema de Aurora Peregrina Varela

Votar a un gobernante no es un derecho, es una aberración

Insumisión, Resistencia y Confrontación

El feminismo radical dilapida crédito, cayendo en un espantoso ridículo

“Hablamos de feminazis… no de feministas normales, de infantería. Sino de feminazis y sus mariachis” Arturo Pérez-Reverte.

La palabra construye o destruye. Sepamos elegir

Políticamente incorrecto

Candidatos y democracia

La aparición de cuatro generales en el escenario político español resulta cuanto menos chocante
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris