Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Columna de opinión  

Muy tarde, muy lejos

José Cavero
Redacción
viernes, 11 de agosto de 2006, 09:06 h (CET)
Se queja la oposición de que Zapatero ha tardado cinco o seis días en llegar a los fuegos gallegos. Se satisface Maragall de que el Estatuto haya llegado más allá de donde nunca pudo haber llegado un gobierno autonómico, casi rozando la condición de Estado, casi rozando la condición de Constitución.

Parece que en el proceder de la política se hace preciso exagerar un poco para 'vender' mejor el producto. Es lógico que la oposición reclame más y más. Si Zapatero no acudió al incendio forestal de Guadalajara, y si criticó hasta la saciedad que Aznar se vanagloriara de no acudir a pisar el chapapote del Prestige, es lógico y legítimo que se le critique cuando ha interrumpido su estancia entre los volcanes de Lanzarote y en su retiro familiar de La Mareta "nada menos" que seis días después de que se iniciara la temporada alta de los incendios forestales gallegos, con altísima probabilidad de que estén siendo provocados por algún "agente desestabilizador". ¿Ha acudido pronto o tarde, y ha solicitado ayudas comunitarias con presteza o con indolencia, el gobierno de Zapatero y de Cristina Narbona? A quien se les estaba chamuscando el césped del jardín propio, obviamente, la espere le habrá resultado agónica e interminable. A quienes aún esperan en Guadalajara, pudiera resultarles de agravio comparativo la urgencia en atender las necesidades galaicas.

Y en cuanto al Estatuto de Maragall, Mas, Carod y compañeros, no vendría mal recopilar lo que han dicho sobre el texto, para bien o para mal. Que Maragall sea ahora quien se jacte de haber conseguido el mejor estatuto de los posibles, con la mayor autonomía de las imaginables, y que haya sido Artur Mas quien haya refrenado tanta pasión valorativa también parece lógico y natural. La condición de nacionalista de Mas nunca permitirá la satisfacción plena en un texto "concedido por el Estado". De igual manera que lo sorprendente y lo extraño sería que el PP diera saltos de alegría por la entrada en vigor de un texto que combatió desde el primer al último día, y del que también predijo los presagios más siniestros: rompe España., termina con el régimen, resquebraja la unidad naciona.... A simple vista, nada de eso ha acontecido, pero Rajoy sigue con su camisa a rayas de oposición feroz y sin pausa veraniega, recurrente ante el Constitucional y reprochando que Zapatero aún no se haya enterado de los incendios gallegos, demasiado a menudo comparados con el Prestige interior. Los políticos, a menudo, resultan demasiado predecibles. Como si fueran elegidos por ciudadanos con tara.

Noticias relacionadas

Virtualidad progresiva

Por fortuna, la civilización asienta sobre numerosos pilares, sumando incuestionables conquistas en un progreso evidente

Una propuesta de cien medidas respecto a la familia

Hay que ver si los partidos quieren resolver problemas o solo vencer a los contrarios

Traficar con el arte

¿Es aceptable que un castillo o una iglesia que forman parte de la Historia de nuestro país, se transformen en la residencia de una familia adinerada?

Top ventas

Lo más vendido en este fin de invierno, comienzo de primavera

El PSOE esconde sus intenciones, pero sus omisiones tendrán consecuencias

“Si tienes que mentir, engañar, robar, obstruir o intimidar para hacer entender tu punto, no debe ser un punto capaz de sobrevivir por sus propios méritos”. Esteven Weber
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris