Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Columna de opinión   -   Sección:   Opinión

De momento, no se rompe nada

Victoria Lafora
Redacción
jueves, 10 de agosto de 2006, 11:10 h (CET)
Parecía difícil creer, al ver a Pasqual Maragall rodeado de los vecinos del pueblo más pequeño de Cataluña celebrando la entrada en vigor del Estatut, las amenazas de que este hecho iba a romper España.

De momento ha llegado el 'Día D' y no se ha roto nada. Queda por delante la negociación sobre las leyes que desarrollarán el nuevo Estatut y que va a obligar a cambiar, en el Congreso de los Diputados, leyes nacionales. Será ahí, nuevamente, donde el PP cumpliendo con su función de oposición defenderá la igualdad de todos los españoles ante la ley, tema que ha sido una de sus banderas contra el nuevo Estatut.

Ayer, en San Jaume de Fontanya, Maragall no podía disimular su satisfacción rodeado de algunos de los treinta y un vecinos que viven en el pueblo y a los que recordó que vivían un día señalado. Genio y figura hasta el final aseguró que el objetivo ahora es "arreglar Europa" a la que describió como muy perjudicada.

Si en alguna cancillería europea le han oído deben estar temblando porque no se caracteriza el president de la Generalitat por atender con flexibilidad los argumentos del contrario. Más bien cuando se convence de la trascendencia histórica de sus apuestas suele llevarse por delante lo que encuentra en su camino, creando no pocas dificultades incluso a los que intentan ayudarle, como se ha demostrado con el largo trámite de la reforma del texto que ayer entró en vigor.

A los sorprendidos vecinos de este pueblo de Barcelona, donde, por cierto, sólo siete votaron en el referéndum a favor del nuevo Estatut, les aseguró que "aquí empezó Cataluña y aquí empezará Europa".

De momento, será otro responsable del Gobierno catalán el que ponga en práctica el nuevo texto legal y el que negocie con el Estado los traspasos que el nuevo Estatut contempla.

Por lo que, antes de arreglar Europa, es conveniente que el president que resulte elegido en las urnas en otoño, aplique el 'seny' catalán, del que tanto se ha hablado, para no dar excusas al PP y que vuelvan a amenazar con que se rompe España. Que hay mucha gente a la que todavía no se le ha quitado el miedo.

Noticias relacionadas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana

Trapisondas políticas, separatismo, comunismo bolivariano

Una mayoría ciudadana irritada

Prejuicios contra las personas

Es una malévola tendencia, favorecemos los prejuicios y protestamos contra sus penosas consecuencias
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris