Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Las eco-profesiones

Francisco Arias Solis
Redacción
miércoles, 9 de agosto de 2006, 23:55 h (CET)
“Para dar al viento trabajo,
cosía con hilo doble
las hojas secas del árbol.”


Antonio Machado

La ecología ha dejado de ser una palabra sonora en boca de los catastrofistas. Por eso, cuando su deterioro produce goteras en la vida cotidiana, han surgido eco-abogados, eco-consultores y eco-ingenieros capaces de reconducir para la defensa del medio ambiente el trabajo remunerado: profesiones verdes para un futuro rosa.

En la actualidad ciertas espacies de fauna y floras desaparecen con la destrucción de su hábitat o por los plaguicidas; proliferan las mareas negras con o sin guerra del Golfo; tanto la tala feroz como las lluvias ácidas devoran bosques y los incendios forestales terminan con las masas arbóreas que van quedando; no cesa la invasión de residuos nucleares y catástrofes como la de Chernobil dicen mucho, a cada paso, de las amenazas que trae consigo el desarrollo tecnológico incontrolado. La ecología ya no es cuento con moraleja para niños. Ni una postal con remite en las playas vírgenes del Caribe.

Y, por ello, han surgido en España modos de militancia activa que no siempre se basan en la dedicación abnegada del idealista, capaces de reconducir hacia el bien ecológico el trabajo remunerado. Hoy, los ecologistas piensan que cada vez hay menos excusas para no ejercer de guerrilleros e incluso de “mercenarios” a favor del planeta tierra. Cualquier ingeniero, agricultor o abogado puede no sólo aportar, sino salvar la tierra con su trabajo.

Va en aumento el número de profesionales de la ecología existentes en España. Y comenzando por un sector tan básico como el alimenticio, panaderos de tahona integral, chefs de cocina vegetariana y agricultores biológicos entre otros, amén de médicos naturalistas, pequeños comerciantes de papel reciclado o productos naturales y artesanos. La mayoría de ellos después de recuperar viejos oficios o de reconvertir otros ya existentes; compartiendo en todo caso una misma filosofía con los técnicos de nuevo cuño que, desde hace veintisiete años y para licenciados universitarios forman la Escuela Superior de Tecnología, único centro de momento autorizado a darles títulos oficiales: técnicos paisajísticos, inspectores del medio ambiente, y expertos en el tratamiento de residuos sólidos y de aguas.

Aunque la naturaleza nunca puede ser la culpable del delito, también necesita eco-abogados defensores que hablen por ella mientras guarde silencio, antes que pierda la paciencia y desencadene catástrofes.

La Comisión Europea hace años que edita su Libro Verde y un Diario Oficial sobre agresiones puntuales. Pero hay quien opina que mientras premie y no exija el lanzamiento de eco-productos al mercado, estamos aún lejos de la reconversión deseada. Sin embargo, hay que admitir que está de moda el consumo de productos ecológicos, como antes estuvo el de productos “light”.

De pronto ha sido declarado el “Día de la Compra Verde”, los fabricantes de detergentes se jactan de que sus productos laven sin fosfatos, los fabricantes de conservas, paradójicamente, han declarado la guerra a los conservantes, las pilas han dejado de contener metales pesados, los “amigos del ozono” han invadido las estanterías de los hiper, no hay bote que se precie que no lleve una anilla ecológica, no queda envase que no sea biodegradable y fotodegradable...

De pronto todos tan amigos. Todo no conocemos de habernos criado juntos entre las margaritas y de haber sido educados por el viento escondido entre las árboles y el correr del agua de la corriente clara. Por ello, todos decimos con el poeta: “Los que dieron sentido y sentimiento / de la verdad, en mi infancia / a mi corazón que sueña todavía / como entonces soñaba”.

Noticias relacionadas

La plaga del divorcio

El divorcio se le considera un ejercicio de libertad cuando en realidad es un camino hacia la destrucción moral

Tortura y poder

Está claro que la tortura no puede ser objeto de justificación, ni siquiera la aparentemente civilizada

Absurdo pensar que Casado pueda reflotar al PP para mayo

“Nuestra recompensa se encuentra en el esfuerzo y no en el resultado. Un esfuerzo total es una victoria completa.” Mahatma Gandhi

¿Está más cerca la República en España?

¿Por qué triunfó la Moción de censura contra Rajoy?

Ábalos, Organización y Fomento

¿Ferrocarril en Extremadura? No me siento responsable
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris