Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Al aire libre   -   Sección:   Opinión

Las serpientes de verano son innecesarias

Pascual Falces
Pascual Falces
miércoles, 9 de agosto de 2006, 23:55 h (CET)
Esta antigua tradición, tan socorrida, y si la aldea sigue revuelta, no va a resultar necesaria este verano. La comunicación globalizada ha hecho su presencia y el “tórrido” verano ya no es lo que era (valga el tópico, por lo menos, hay que reconocerlo). La gente se va, desaparece en los lugares elegidos para vacaciones, pero no lo hace del todo. Hoy día, se puede decir que es imposible. Y uno de los motivos es que de esas vacaciones no participa la globalidad. Hay focos de interés y de gran repercusión, que no saben del “merecido” descanso (otro...)

Líbano es uno de ellos, y bien que agradecerían sus habitantes un respiro aunque fuera. El conocido “duelo a garrotazos” entre israelíes y palestinos prosigue en demenciales dimensiones. La anunciada tregua no se ha hecho presente, a pesar de los guiños de Condolezza Rice. Se ve que Israel no consigue ultimar los objetivos que se había propuesto al responder a las provocaciones terroristas, y estos, bien surtidos de misiles, tampoco están por la labor de guardarlos. Es lo que tiene la pólvora: hay que “correrla”, y, mientras, uno y otro lado de la arrasada frontera del sur del país va quedando tan planchada como para una repoblación de cedros sobre cenizas.

Cuba es de por sí, la evidencia de que las vacaciones son imposibles. Pendiente de la vida de un dictador que ya delegó su omnímodo poder, vive enervada ante la responsabilidad de que permanezca viva su voluntad, a los ojos expectantes del mundo entero que hasta hace apuestas acerca de cuál será el paso siguiente. La isla fue independiente hace poco más de un siglo, por la debilidad y mal gobierno de la antigua metrópoli, que no supo estar a la altura de sus soldaditos de “rayadillo” y enfermos de tercianas. Los Estados Unidos favorecieron esa lucha para eliminar definitivamente la presencia de España en América –la que “todo lo tuvo, y todo lo perdió”-, y, desde entonces, son el principal problema de los cubanos. Esas pocas millas que les separan son como un poderoso imán, que, según sea el polo con el que se enfrenten, atrae o repele irremisiblemente.

Méjico atraviesa otro barullo que, también, contribuye a que no haya que inventar noticias. Esta mañana del martes, los ciudadanos de la Capital del Estado se han encontrado, en la madrugada, con la ocupación por los seguidores del candidato “que no ganó”, de las casetas de peaje en las autopistas de salida, pero no para obstaculizar, sino para franquearles el paso sin coste alguno. ¿Qué deparará mañana? Nadie bien informado apostaría algo a cuando se impondrá la cordura, y se establezca el debido respeto a los mecanismos electorales.

España, indudablemente, es distinta. El gobierno no consigue apagar los incendios, ni pretende derrotar el crimen, ni eliminar el chantaje; la “paz” ha de llegar, según él, por las concesiones necesarias para que se “apazigüen” los que han prescindido de cualquier ética para imponer sus caprichos. Más, la concesión no tiene límite; detrás de una exigencia viene otra, y, mientras tanto, la verdadera paz se ha de batir en retirada.

Cajón de sastre:
En anterior columna se celebraba el desfile de los pueblos originarios de Bolivia constituidos, democráticamente, en Asamblea Constituyente. ¿Sería posible tal cabalgata en los Estados Unidos? Sin duda que la Banda de música del Ejército sería espectacular, y la presidencia del acto muy concurrida, pero, ¿de qué Circo sacaría los suficientes indígenas? Los pueblos originarios, mohicanos, cheyenes, apaches, sioux, y arapahoes, entre otros, ni con lupa los encontrarían. Siempre ha habido clases.

Noticias relacionadas

Por fin

Ya era hora. Por fin han valorado el buen hacer de los malagueños

La dictadura de Amazon

Nueva York y Virginia serás las dos ubicaciones de la sede

De idiotikos y politikois

En la antigua Grecia los asuntos de Estado concernían a todos los habitantes de la “polis”

La vieja heroína del barrio

La Policía da la alarma, y varias instituciones que combaten la drogadicción y asociaciones vecinales lo corroboran: la heroína ha llegado de nuevo a los barrios

Marx y los vacíos por colmar

El marxismo-leninismo malogró, y continúa haciéndolo, todo cuanto de acertado propusiera Marx
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris